Domingo, 29 de marzo de 2020

Por una Plaza Mayor libre de libros

 

Porque en los puentes vienen los  turistas y los turistas se merecen no leer, no ver cómo leen los demás, no ver libros ni lectores ni libreros ni escritores.

Porque la feria del libro causa un “impacto visual”. Porque los libros no son fotogénicos. Porque hacerse un selfie con una librería de fondo, puf.

Porque quince días al año de feria del libro es una barbaridad, es irracional, es un abuso y un exceso y un derroche cultural.

Porque qué vergüenza. Qué vergüenza una Plaza Mayor llena de libros. Qué vergüenza una Plaza Mayor “okupada”. Qué vergüenza una Plaza Mayor llena de cultura, ay.

Porque una ciudad que lee es una ciudad perdida. Porque podría despertarse nuestro espíritu crítico e, incluso, nuestra imaginación, porque podríamos perder nuestra feliz docilidad. Porque los libros “okupas” molestan. Porque los libros “okupas” son peligrosos. Porque todo es infinitamente más fácil, más simple y más cómodo sin la oscura tentación de abrir la tapa, recorrer sus páginas y empezar a pensar.