Martes, 12 de noviembre de 2019

Emilio

Decía un buen amigo: “Sólo diré que Salamanca, posiblemente contiene gran diversidad de gentes como en ningún otro lugar-GENTE MAJA-, gente singular, normal que sin hacer ruido se comporta como gente civilizada, humana, social, abierta, dispuesta, que lucha y aprende a compartir, escuchar y acompañar”…

-Llegados hasta aquí, yo podrría preguntar ¿Esta gente, nace o se hace? Y lo hago, ya que estoy convencido que esta-Gente Maja-, es un “producto” que se vende mal y que los “que hemos querido ser contadores de estas historias humanas”; no hemos sabido encontrar la manera de rentabilizar esta riqueza.

-Además de no poder ser, sería imposible por el espacio disponible, el poder trazar una semblanza mediana de  nuestro personaje singular de hoy-Emilio García Santos (q.e.p.d), “Emilio el de las motos” (como era conocido popularmente) y que se ajusta como “anillo al dedo” a lo aseverado al principio de este escrito. Y que además da pie cuando reflexionamos sobre muchos de los problemas del-Mundo- actual para preguntarnos ¿Qué es el ser humano? Y nos seguimos preguntando ¿Lo era Emilio?... Pues partiendo de la premisa de que: “el ser humano a nivel abstracto no existe”, sólo cuando vemos a gente en el contexto de sus experiencias, su propia posición social, sus memorias y persiguiendo sus propios ideales; esa pregunta. ¿Qué es el ser humano? adquiere un total sentido. Claro es; que las respuestas dados hoy día, tendrán que ser diferentes a las de su pasado, otra época. Considerando, además,  que ahora la-Desinformación- “viaja” por las-Redes Sociales- seis veces más rápido  que la-Información-veraz.

-Emilio era un buen amigo; nos veíamos a menudo y debo confesar que en algunas de ellas discutíamos acaloradamente pero de “manera amigable sobre la manera de dar una “mano” en la búsqueda de las perdices, cuando hacíamos el deporte de la caza; nuestra gran afición común. Emilio (aunque nadie se lo podía creer) “no tenía edad” o al menos yo nunca la supe y creo que sus amigos de “pandilla” habitual tampoco, tal  era su hermetismo al respecto. Emilio fue poseedor de muchas vivencias recabadas a lo largo de su vida y también (hay que reconocerlo) por tener un taller de arreglo de motos en el-Paseo de Canalejas, que era un lugar propicio y “mentidero” de muchas nuevas, verdaderas o falsas, también “divinas e humanas” y donde se hablaba de todo y… a “troche y moche”, sin proporciones. Él fue muchos años –Ciclista Profesional- y más tarde-Presidente del Club Ciclista Salmantino-. Director de-Moto Club Salamanca-organizando carreras de motos memorables como aquella de –moto cross-saliendo desde la-Calle Toro-, Mirat, Prosperidad, Carretera de Zamora y por las tierras llegar hasta-Los Pizarrales- y la “Cueva de la Mucheres”, luego-Barrio Chino, Tentenecio, y San Pablo. Él la ganó montado en una Derbi de dos y medio. Por si le faltaba algo; fue –Presidente del-Club del Tiro al Plato- de Calvarrasa de Arriba y ya “rizando el rizo”, Presidente del-Club de Boxeo-, cuando allí “actuaba” el gran Medina y los churreros hermanos Balta. Las Veladas (mi primo César Hernández Barreña sabe mucho sobre esto), se celebraban en el-Teatro Bretón- y en el-Salón Ideal-, eso sí, después del baile.

-¿Y, no fuiste torero?

-¡Anda este!... lo fui y maté una vaca vestido de luces en la-Plaza de Toros-salmantina. Ya te enseñaré fotografías del evento.

-Sabes, nací en-Villamayor de los Escuderos- (Zamora), pero enseguida nos vinimos a Salamanca e inicié estudios en – Salesianos de Pizarrales-y luego al-San JOSÉ-donde el Director-Don Antonio- nos traía por la “calle de la amargura” ¡era un fenómeno! Como la afición mía era la mecánica mi padre me “metió” en un taller dedicado a la electricidad en un principio, pero yo quería ser mecánico así que me fui a trabajar a-Casa Nuño- y… mira que paradojas de la vida; entré de aprendiz y me mandaros al ¡Servicio de la Electricidad del Auto!

-Estando allí, comencé a correr en el ciclismo como aficionado. Y no quiero cansarte; pero corrí la-Vuelta a Casilla y León- con Cañardo, Trueba y comenzaba a despuntar el gran-Federico Martín Bahamontes-. Recuerdo que la etapa era: Salamanca, Valladolid, León y Zamora y la hacíamos a una media de 40 km por hora con aquellas bicicletas que pesaba la tira. La anécdota es que: “Cuando pernoctamos en León me quede por la mañana dormido, y como en aquella época no teníamos manager y todo eso, nadie me avisó. Cuando llegué a la salida los demás ya estaban camino de Zamora. Y no me veas, allí vestido de ciclista antiguo, preguntando por los demás, que ya no estaban. Otra vez, tuve que ir desde Salamanca a correr hasta Logroño. Salí con mi bicicleta y treinta pesetas. Allí corrí y quedé el cuarto. Con el dinero que me dieron ¡ya pude volver a casa en tren!

-Inefable Emilio, que me contó otro montón de anécdotas y desventuras cual –Cervantes-en su-Don QUIJOTE-(él también y a “su manera” lo fue” hasta que murió). Ocurrió ya de muy mayor; pero a esas alturas y tampoco es que yo tuviera que preguntarle…qué ¿a cuántos años? Cuando ¡nunca me lo dijo en vida! Es que tampoco quiero que se puede “cabrear” conmigo “desde el más allá”. ¡Menudo genio se gastaba!... y no es procedente decirle ahora y así de sopetón y más sabiendo el apago que le tenía a la vida: “Que una de las características del –Nuevo Mundo-, será la inmortalidad y que seguramente habrá órganos que se puedan sustituir por otros”. Mejor ¡no! Y que descanse en paz…

-Me quedo con qué Emilio fue un integrante de esos personajes salmantinos, que intento dignificar en el recuerdo es estos escritos de –historias humanas-siempre significando: “Qué aprendemos mucho de sus cualidades personales, modo de ser, oficios y aficiones, incluso de su manera de pensar. Fueran catedráticos, hombres y mujeres de oficios varios, personajes que bulleron en ambientes muy contrapuestos, artesanos, artistas… en suma; lo que conforma realmente la historia de una ciudad o un pueblo. Gentes, como mí amigo Emilio… “El de las motos”…

Y, no olvidéis que –Personas Singulares-. Son aquellas que “pasaron por aquí” y dejaron su-HUELLA-(Pisada del hombre o mujer en –La Tierra-). Pues eso.

Pingüinos 2019 / FOTO: EL NORTE DE CASTILLA