Lunes, 27 de mayo de 2019

Abierto el plazo para pedir las ayudas de la PAC 2019, que favorecerán la incorporación de jóvenes ganaderos

En Castilla y León se espera recibir en torno a 70.000 solicitudes únicas, que percibirán cerca de 1.000 millones de euros

La PAC de este 2019 incluye novedades de las que informa la Junta

En torno a 70.000 solicitudes únicas espera recibir la Consejería de Agricultura y Ganadería, desde el 1 de febrero hasta el 30 de abril, plazo fijado para realizar las peticiones de ayudas de la Política Agrícola Común (PAC) 2019. Estos agricultores y ganaderos percibirán cerca de 1.000 millones de euros.

La orden de convocatoria y de procedimiento para efectuar las solicitudes, que se publica hoy en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl), busca la simplificación normativa. Así, los agricultores y ganaderos de la Comunidad podrán llevar a cabo la petición de todas las ayudas directas de la PAC a través de la solicitud única y pedir, al mismo tiempo, la ayuda anual a las medidas de agroambiente y clima, agricultura ecológica, a las zonas de montaña o con limitaciones específicas y al mantenimiento de las superficies forestadas.

Además, junto a la solicitud única de ayuda, podrán comunicar las transmisiones de derechos de pago básico en las que haya podido participar el solicitante por compraventa, arrendamiento, herencias, fusiones o escisiones de explotación en el último año, así como efectuar las diferentes alegaciones al contenido del Sistema de Información Geográfica de Parcelas Agrícolas (Sigpac) relativas a cambios de usos, tipo de cultivo o coeficientes de regadío o de pastos.

Novedades más destacadas de la campaña 2019

A partir de este año, en la PAC va a haber que declarar para cada titular quién es el ‘jefe de la explotación’. La nueva norma define esta figura como “la persona física responsable de las operaciones financieras y de producción habituales y diarias de la explotación agraria”.

Se refuerza la definición de actividad agraria, en el sentido de que se no se admitirán las actividades de mantenimiento en el caso de los pastos permanentes de uso común, buscando que exista una actividad ganadera real mediante pastoreo.

El concepto de riesgo de abandono se extiende, además de a la actividad de barbecho, a cualquier otra actividad de mantenimiento que suponga riesgo de abandono si se llevan a cabo más de cinco años consecutivos.

En las ayudas asociadas a las proteaginosas se elimina la obligación de disponer de una prueba de venta o suministro a terceros de la producción, o una prueba de autoconsumo. Por el contrario, se excluyen específicamente de la ayuda las superficies destinadas a la obtención de semillas con fines comerciales.

Se modifican las condiciones que deberán cumplir las Superficies de Interés Ecológico (SIE), en el sentido de integrar de mejor manera en el texto los barbechos y los barbechos melíferos. Así, se establece que todas las superficie de barbecho que se quieran que sean SIE –el 5 % de tierras que hay que dejar de barbecho o con cultivos fijadores de nitrógeno (leguminosas) y que sirven para cobrar la parte de los pagos directos, que corresponde a la capa verde (greening)– no pueden haber estado precedidas de ningún cultivo fijador de nitrógeno.

Se cambian las condiciones de mantenimiento de la titularidad de las explotaciones para el cobro de las ayudas asociadas a la ganadería, en cuanto a la fecha de determinación de la elegibilidad de los animales en los casos de cambio de titularidad de explotaciones ganaderas que se hayan producido antes del fin del plazo de modificación de la solicitud única. De esta forma, será el nuevo titular quien cobrará la ayuda por todos los animales presentes en la explotación, independientemente de quién fuese el titular en las fechas de determinación de la elegibilidad de los animales, para las diferentes especies.

Con esta modificación, se persigue el objetivo de favorecer la incorporación de nuevos titulares a la actividad y de jóvenes ganaderos a nuevas explotaciones, en condiciones mejores a campañas anteriores. De este modo, los jóvenes ganaderos que comiencen la actividad y que se incorporen a una explotación tras el 1 de enero, los animales con derecho a cobro serán los de la explotación a 30 de abril de 2019. Se trata de la ayuda asociada a las explotaciones con vacas nodrizas y las explotaciones de vacuno de leche o los elegibles de la última declaración censal disponible a fecha de modificación de solicitud única, en el casos del ovino y caprino, evitando duplicidades de la ayuda entre anterior y nuevo titular.

De cara a la mejora y simplificación de la implementación de las ayudas directas, se han unificado las fechas para el cumplimiento de varios de los requisitos, siendo la fecha elegida para ello el fin de plazo de modificación de la solicitud única.

Se introduce un nuevo anexo de situaciones de riesgo por posible creación de condiciones artificiales, a efectos del control de las ayudas. Así, no se concederán pagos a aquellos agricultores que se demuestre que han creado artificialmente las condiciones para el cobro de dichas ayudas. Las situaciones descritas en el nuevo anexo son variadas: declaración intencionada de superficies en las que no se ejerce actividad agraria, falsedad en documentos para acreditar actividad agraria, etc.

Un año más para adaptar los equipos de purines

En relación con el cumplimiento de la condicionalidad, en el caso de las Buenas Condiciones Agrarias y Medioambientales, relativa a la aplicación de purines en las superficies agrícolas, a partir de 2019 no podrá realizarse mediante cañones. Sin embargo, y a pesar del importante esfuerzo realizado por los agricultores y ganaderos de Castilla y León para la adaptación de los equipos a la aplicación localizada de purines, se considera necesario un año más para que el sector esté en condiciones de cumplir la nueva normativa.

Por ello, la aplicación de purines con otros sistemas de distribución no localizada -platos o abanicos- podrá realizarse cuando la temperatura máxima en el día de la aplicación no supere 30 grados, y siempre que se entierren en el plazo más breve posible, máximo cinco días desde la aplicación, salvo circunstancias excepcionales u otras causas de fuerza mayor que lo impidan. En ningún caso se podrán aplicar purines en recintos con una pendiente media superior al 20 %

Programa de gestión propio

Tras los buenos resultados obtenidos en campañas pasadas, la Consejería de Agricultura y Ganadería seguirá utilizando su propio programa de gestión para la solicitud de las ayudas de la Política Agraria Común, que incluye todas las novedades para facilitar a los profesionales, organizaciones profesionales agrarias y entidades colaboradoras la presentación de la solicitud única 2019 y evitar errores al confeccionarla. Castilla y León sigue a la cabeza de ejecución con más de 10 puntos la media nacional, siendo la única comunidad autónoma de España que ha efectuado pagos de todas las líneas posibles.

El programa, que está disponible en el Portal PAC de la Junta de Castilla y León, también cuenta con mejoras, como las relacionadas con el requisito reglamentario de efectuar las solicitudes con el apoyo de datos geoespaciales que es obligatorio para todas las solicitudes totalmente desde 2018, si bien Castilla y León ya consiguió en 2016 realizar el 100 % de las solicitudes de forma gráfica. En este año se han incorporado mejoras para facilitar al agricultor y ganadero la información de su declaración gráfica así como para indicar avisos preliminares de posibles solapes en sus declaraciones y de esta forma minorar las incidencias o posibles reducciones en los pagos.

Esta aplicación informática facilita, además, que la presentación de todas las solicitudes se realice de forma telemática, con una gestión eficaz y segura, permitiendo la ejecución del pago de los anticipos de las ayudas a partir del 16 de octubre, de forma que la mayor parte de los beneficiarios reciban sus ayudas en el mismo año de la solicitud, tal y como se viene realizando en años anteriores

Así mismo, en esta campaña, y de acuerdo a las últimas recomendaciones incorporadas a la normativa comunitaria, buscando reducir la carga administrativa de los controles, en particular las visitas sobre el terreno y a su vez el impulso de las nuevas tecnologías, se implementarán controles mediante monitorización en la provincia de Valladolid, en concreto en los ámbitos geográficos de medina de la Sección Agraria Comarcal (Sac) de Medina del Campo y de Valladolid capital y comprenderá un conjunto de 5.000 expedientes aproximadamente. El objetivo es llegar a sustituir, en 2023, todos los controles sobre el terreno por controles de monitorización.

Estas nuevas técnicas están basadas, principalmente, en el uso de imágenes del satélite Sentinel de Copérnicus y la realización de un seguimiento y observación continua de las explotaciones agrarias, con una naturaleza preventiva, de forma que exista una interrelación y un sistema de mensajes o avisos a los agricultores que les permita corregir, en su caso, situaciones anómalas, incorporando también la posibilidad de fotografías geo-etiquetadas que permitan justificar la realización de prácticas agrarias adecuadas.

Se consigue, de esta manera, avanzar en una agricultura de precisión, planificar las cosechas, optimizar el uso del agua y de fitosanitarios y, por tanto, mejorar la productividad y ahorrar costes para ser más competitivos. Castilla y León se posiciona, por ello, a la vanguardia en modernización y optimización de recursos, y se prepara para afrontar los retos que marca la nueva PAC.

BOCYL en el que se publican plazos y requisitos de la nueva PAC (296 Kb)