Miércoles, 20 de febrero de 2019
Béjar al día

El Casino Obrero de Béjar se niega a saldar la deuda contraída con el profesor de Ajedrez

El Casino se niega a pagar el IVA de la factura del docente y trató de obligar a los alumnos de la Escuela Municipal de Ajedrez a pagar una cuota adicional como socios de la institución

Torneo de Ajedrez en el Casino Obrero / FOTO DE ARCHIVO

Ricardo Gil Turrión, profesor de Ajedrez en el Casino Obrero de Béjar, ha hecho público un comunicado en el que explica las causas de que esta institución ya no sea sede de la Escuela Municipal de Ajedrez, ya que obligaba a los alumnos a hacerse socios, lo que suponía para ellos el pago de una cuota adicional y denuncia que no le abonan una factura pendiente por no estar de acuerdo en que le facture el IVA.

El desacuerdo con la facturación del profesor viene motivada porque la institución se niega a pagar el Impuesto sobre el Valor Añadido de la factura emitida por el docente, aduciendo que se trata de una Asociación sin Ánimo de Lucro, sin embargo, la normativa señala que la exención de IVA afecta a las facturas que emite la asociación que cuenta con esa declaración, no a las que tiene que pagar.

El Casino Obrero no quiere saldar la deuda mantenida con el profesor de Ajedrez

Quiero poner de manifiesto la gran decepción que me ha creado la directiva del Casino Obrero que ha estado llevando esta institución respecto a la promoción del ajedrez en Béjar durante este último año pasado, y para ello solo quiero indicar ciertos aspectos que pueden dar luz a como han tratado el ajedrez ya que considero que hay ciertas personas que dan opiniones con un total desconocimiento y desinformación.

En primer lugar en el 2015 se creó un club de ajedrez en el casino, que aunque con buena iniciativa ya tuvo sus problemas en ser ratificado, debido en parte a que su directiva quería que estuviese integrado en el Casino, además de unirlo a otra disciplina como es el billar, una vez integrado ese club en el Casino no se le dio la suficiente promoción como para que algún ajedrecista bejarano estuviese interesado en formar parte de ese club.

En el año siguiente decidió la directiva del casino que se diesen unas clases de ajedrez durante aquel verano, y encontraron un profesor que venía dando clases de ajedrez extraescolares en los colegios de  Béjar, una iniciativa que tuvo éxito, tanto es así que se decidió crear la Escuela Municipal de Ajedrez en colaboración con el Ayuntamiento y bajo la dirección del profesor, que también realizó un torneo muy ilusionante en el Casino

Aunque con un grupo reducido, ese curso la escuela fue correctamente y los alumnos consiguieron muy buenos resultados deportivos en las competiciones en las que participaron, además se hizo un torneo con una alta participación en el Casino durante las ferias de mayo, paralelamente, al director de la escuela se le invitó durante ese curso a formar parte de la junta directiva del Casino, y además fue elegido como secretario.

En la temporada 2017/2018 con la directiva del Casino renovada tras el segundo Torneo de Ferias de Septiembre comenzaron ciertas divergencias, en las que el presidente del Casino y ciertos miembros de la junta directiva crearon algunos inconvenientes en alas de desacreditar al profesor, en temas como por qué se llevaban las clases de los viernes al centro de ocio.

También pusieron pegas a que el profesor comprase material necesario para sus clases de su bolsillo sin el permiso de la junta directiva, además les parecía que el profesor no debía cobrar remuneración alguna pues era miembro de la junta directiva. Y lo que hizo dimitir al profesor como secretario del casino, fue que saltándose todos los formalismos y en un acta redactada por el presidente, pretendían cobrar una cuota adicional a los alumnos de la escuela ya que según ellos tenían que hacerse obligatoriamente socios del Casino.

En alas de poder proteger la ilusión mostrada tanto por los alumnos como por el profesor, el director de la escuela, previa comunicación al Ayuntamiento, decidió trasladar todas las clases al centro de ocio, para que no tuviesen que obligar a los alumnos a hacerse socios del Casino. Las clases continuaron con normalidad y los chicos volvieron a conseguir éxitos deportivos además de haber formado una pandilla que se lleva estupendamente. Este año pasado ya no se celebró el torneo de Ferias de Mayo, no obstante el profesor decidió fundar un nuevo club en Béjar en vistas a poder continuar con la escuela municipal, además se encargó de organizar varios torneos como fueron en el Parque de la Corredera, en el Castañar, en el Centro de Ocio, en Guijuelo, Candelario…

Bien, con todo esto esta directiva del Casino a la que se le hicieron varios jaques, no ha cejado en su intento de desacreditar al profesor de ajedrez, y actualmente no quiere saldar la deuda contraída con él, aduciendo que la factura es incorrecta ya que ha incorporado el correspondiente IVA, y al ser el Casino una entidad sin ánimo de lucro está exenta de IVA; y me imagino yo que a la hora de comprar un bolígrafo, el casino no vendrá con esos cuentos chinos.

El Casino Obrero de Béjar tiene una idiosincrasia especial en la ciudad, y el cambio constante de directivas hace difícil actualmente la compatibilidad con el ajedrez, debido a que es muy difícil hacer una política de proyección a largo plazo, entre otras cosas por qué intervienen demasiadas personas desde el desconocimiento, que opinan sin saber, y hace que le invadan a uno las ganas de abandonar, por ello animo a las próximas juntas directivas del casino a que tengan un mayor información y sobretodo se dejen guiar por los más expertos en cada materia, y que estas líneas junto con lo transmitido en el propio Casino sirva a futuras juntas a mejorar el camino del Ajedrez en Béjar.

Ricardo Gil Turrión