Lunes, 20 de mayo de 2019
Ledesma al día

Los granitos sobre los que se asienta Juzbado rondan los 320 millones de años

La Revista Geocageta, de la Sociedad Española de Geología, publica la investigación dirigida por el profesor de la USAL Gabriel Gutiérrez-Alonso
Imagen de una de las visitas escolares al Museo de la Falla de Juzbado

La Falla de Juzbado es protagonista del último número de la revista Geocageta, de la Sociedad Geológica de España, con la publicación de la investigación para averiguar la edad de los granitos deformados de Juzbado, en concreto, los granitos cizallados de la “banda de cizalla dúctil de Jubzado-Penalva do Castelo”

Un equipo formado por 6 investigadores de varias universidades y museos internacionales, y dirigido por el profesor de Geodinámica Estructural del Departamento de Geología de la Universidad de Salamanca Gabriel Gutiérrez-Alonso, firman un trabajo titulado “Geocronología U-Pb del granito deformado de Juzbado”(Geogaceta, 64, 2018).  

El equipo de investigadores concluye que la edad de la banda de granitos sobre los cuáles se asienta el casco urbano de Juzbado es de aproximadamente 320 millones de años.  La geocronología de los granitos de Juzbado se ha realizado gracias a la información crucial que aportan unos pequeños minerales que se llaman circones.  
 
La muestra  de granito utilizada en el trabajo se recogió en uno de los afloramientos catalogados como Lugar  de Interés Geológico (LIG) que forma parte del inventario estatal de patrimonio geológico del IGME (Instituto Geológico y Minero de España), y situado a muy pocos metros de la ubicación del centro de interpretación del Museo de la Falla.   

Esta muestra de roca granítica ha permitido a Gutiérrez-Alonso y a sus colegas determinar una edad posible que encaja con el contexto geológico regional de esta parte del macizo varisco.  Las rocas que afloran en Juzbado forman parte de una compleja y vasta extensión de granitos que se extiende hacia el oeste y que recibe el nombre de Domo Anatéctico del Tormes (TAD son las siglas en inglés).   

Gracias a un complejo proceso de ablación de láser realizado en laboratorios alemanes y su paso por un espectrómetro de masas en Rusia, los autores asumen una edad cuya relevancia no solo reside en su relación con otras rocas semejantes del entorno, sino también en averiguar cuáles fueron las “rocas fuente”, es decir, de qué otras rocas proviene el granito de Juzbado.  Los mismos resultados del trabajo ya fueron presentados por Gabriel Gutiérrez-Alonso en la sesión científica de la SGE celebrada en Ávila el pasado mes de junio de 2018.

El trabajo completo se puede leer en este enlace: https://bit.ly/2TQPfR4