José Ledesma Criado, poeta. En el Recuerdo

A JOSÉ LEDESMA, EN EL RECUERDO

 

 

 

La música fluye por los espacios invisibles de la tarde

y navega de una nube a otra y se refleja serena

como el discurrir sincopado de las horas y es vértice

y laberinto el paisaje de las piedras labradas y los arcos.

 

 

Y la ciudad, tan densa como siempre, tan pegada

                     a nosotros, es laberinto en el ir y venir de los paseos

                 de los jardines que recorremos sin ver todos los días

                 porque se hacen una parte más de nuestra historia.

 

 

El discurrir del tiempo entre los campos de la tierra

es nuestro recuerdo asido a la nostalgia por el tiempo

que se pierde prendido en la memoria que se retorna

ausencia, al ponerse el sol en esta meseta castellana.

 

 

Y los aires que soplan esta noche y todas las noches

entreabren las puertas de la memoria. Los recuerdos

se hacen tan intensos como persistente la lluvia en la ciudad

que deja vacías las calles, los parques y los árboles.

 

 

Y en le silencio, en el profundo cielo, está el eco de tu nombre

que ayer extrañé al sentir el mudo regurgitar de los silencios.

Me faltó aroma, el nítido espejo de tu mirada y tu palabra,

mientras un contra viento rozaba la noche y su misterio.