Domingo, 25 de agosto de 2019

El mensaje de los andaluces

Hablaron las urnas en Andalucía y dijeron lo que se esperaba: que el adelanto de las elecciones no resuelve los problemas, más bien, como es el caso, los complica, porque ninguna de las formaciones votadas parecen dispuestas a organizar con sentido común este lío de votos que a ninguna le permite acceder a la presidencia por sí sola.

Si los políticos fueran tan demócratas como dicen que son, si de verdad les preocuparan los problemas de los ciudadanos, si tuvieran interés en sacar al país de la ruina en la que entre unos y otros lo han metido, si fueran conscientes de sus obligaciones, con los apoyos de Ciudadanos y de PP incluso, gobernaría el PSOE, que nos guste o no nos guste ha sido la formación más votada, pero los partidos prefieren pactar con el diablo antes que con partidos de distinta ideología, de lo que se desprende que todos pretenden lo mismo: hacer un país a su medida, para ellos, convencidos de que nunca van a pasar a la oposición.

Tras este lío de votos que sólo les ha sorprendido a ellos, han empezado las carreras en busca de apoyos que les permitan gobernar, y mientras que ellos se pelean por conseguir el trofeo de la presidencia, los andaluces siguen perdiendo derechos, oportunidades y lo peor de todo: la confianza en los políticos.

Esto no es algo que me invente yo, es el mensaje que nos han lanzado los andaluces con su actitud, casi el cincuenta por ciento de los votantes decidieron no acudir a las urnas, están hartos, como el resto de los españoles, de ser engañados, convencidos de que todos los políticos son iguales, de que igual da votar a unos que votar a otros, Y SI ESTO ES, COMO CABE ESPERAR, LO QUE VA A SUCEDER EN TODOS LOS COMICIOS QUE TENEMOS POR DELANTE, más nos valdría sentarnos a reflexionar e ir  a las urnas en lugar de quedarnos en casa, porque si bien es verdad que tenemos razones para pasar de los políticos, no es menos cierto que ellos nunca pasarán de nosotros, y todos sabemos por qué.