Domingo, 20 de octubre de 2019

Lucía Caihuela y L'Apothéose, música escénica de Nebra en la Hospedería Fonseca

La soprano y el grupo español de música antigua celebraron los 250 años del nacimiento de José de Nebra

Momento de la actuación en la Hospedería Fonseca / Alberto Martín.

La soprano Lucía Caihuela ha actuado este martes en la Hospedería Fonseca, junto a L'Apothéose, uno de los grupos españoles de música antigua más prometedores del panorama actual, para ofrecer una jornada que abordó la música escénica de Nebra como un hito dentro de la corriente modernizadora que vivió el Madrid de las primeras décadas del XVIII.

La jornada cultural ha estado enmarcada en el ciclo ‘Salamanca Barroca’, organizado por el Servicio de Actividades Culturales de la Universidad de Salamanca y el Centro Nacional de Difusión Musical, además estuvo incluida en #NEBRA2.5.0., programación dedicada a celebrar los 250 años del nacimiento de José de Nebra, quien fuera organista de la Capilla Real en Madrid, compositor de música sacra así como de óperas, zarzuelas, comedias de santos, comedias de magia, autos sacramentales, loas, sainetes y entremeses.

En este programa L’Apothéose centró su interpretación en la música escénica del organista, y la mostró como un hito dentro de la corriente modernizadora que vivió el Madrid de las primeras décadas del XVIII.

El conjunto realizó un recorrido que comenzó con los músicos anteriores al de Calatayud, hasta llegar a sus contemporáneos. Los intérpretes iniciaron la actuación con la ‘Chaconne’ de Les Fêtes galantes de Henry Desmarets, seguida del aria ‘Dioses, piedad’ de la zarzuela Coronis de Sebastián Durón.

Se pudieron escuchar, asimismo, ‘Serene el impulso’ de Antonio Literes; el reestreno en tiempo modernos de la ‘Sinfonía’ del Oratorio a Sª Mª Magdalena, de José de San Juan; y el aria ‘Qué será, cielos de mí’ de Las amazonas de España, obra de Jaime Facco, a partir del libreto de José de Cañizares, considerada como la primera ‘ópera en la música italiana y en la lengua castellana’.

Nebra cobró protagonismo con la interpretación del aria ‘Sopla hacia allí’, de la ópera Amor aumenta el valor; ‘Qué escucho, airados cielos’ y ‘Mi airada venganza’, recitado y aria de la ópera en un acto Venus y Adonis; ‘No mi rigor’ y ‘Confuso, turbado”, recitado y aria de la zarzuela Viento es la dicha de Amor; y ‘Ciegue, clame y suspire’ y ‘¿Quién fió de un mar sereno?’, de la zarzuela Vendado es Amor, no es ciego.

El concierto finalizó con música de dos contemporáneos de Nebra en la interpretación de la Obertura a piu stromenti, de Vicente Basset, y el reestreno en tiempos modernos de ‘Oh, Amor niño severo’ y ‘Copia bella’, recitado y aria de la ópera de Francisco Corselli La cautela en la amistad y el robo de las Sabinas, a partir del libreto de Juan de Agramont y Toledo.

Fotografía: Alberto Martín.