Viernes, 20 de septiembre de 2019

Damián

Damián (derecha) siendo concejal del Ayuntamiento de Salamanca

Decía mi buen amigo, el poeta Pepe Ledesma: “Y el viento airea las raíces, pasa borrando huellas, brisas de barros rojos, arcillas que ya fueron, húmedas soledades”… Y esto me preguntaba yo en el trascurrir de la Entrevista que tuve con Damián Mateos (q.e.p.d) hace muchos, pero muchos años; si ahora en este relativo “reposo del guerrero” que disfruta, el tiempo que pasa inexorablemente,  borraría las huellas del luchador que fue y amigo de sus amigos, o si todo quedaría reducido a esas arcillas de cosas que ya fueron.

-Estoy seguro de que no. Pero para ello, vamos hoy a airear sus raíces, que tuvo y eran profundas.

                                                                         -   Comencemos-(estamos en el año de 1995)…

-Y para centrar el tema, traigo también algo que escribió otro personaje sabio y singular salmantino de fama reconocida-Don Enrique de Sena- en el-Prólogo- de uno de mis libros-GENTE MAJA- 32 personajes salmantinos-año 1999. “En el género periodístico de la entrevista no hay fórmulas o maneras rígidas. El entrevistador imprime en ellas su sello. Dicen algunos eruditos que las buenas entrevistas son aquellas en las que el entrevistador inventa, crea respuestas y esboza un clima lejos de la realidad”.

-Nació Damián en el –Barrio de Garrido- y en la calle Brocheros un 23 de enero de 1931. ¿Es así?

-Lo es. Un Barrio lleno de barros pero entrañable. Yo inicié estudios en –Los Salesianos-pero allí le cobraban a mi padre, que era empleado en un camión de Campsa tres duros al mes y no podía pagarlos. Así que como había otro colegio de-San Benito- en la calle-Compañía- que sólo costaba un duro, aunque estaba lejos de casa, allí fuimos  mi hermano y yo (que no se si sabes que ahora es misionero y está en la Patagonia). A los 14 años de edad dejé el colegio y me puse a trabajar en la empresa donde todavía continuo, entre de botones cobrando una peseta diaria.

¿Por qué no fuiste actor profesional?

-Primero y antes de contestar tú pregunta, te diré: A mí en el colegio “se me daba” muy bien las cosas del teatro ¡yo era un actor cómico que se cotizaba! Hacíamos una obra distinta los domingos, y aunque parezca increíble empecé a hacerme popular. Venía gente de fuera a vernos y costaba la entrada a 25 céntimos. “Chiribita” y “Catachinas” eran dos payasos con gancho, yo hacía del segundo y era curioso como al terminar la “función” e íbamos a dar una vuelta a la –Plaza Mayor-(unos a la izquierda y otros a la derecha) ¿Recuerdas?... pues bien, las chicas me paraban y me decían ¡qué bien lo has hecho!

Respecto a tú pregunta de ¿Por qué no fui actor profesional?... Pues casi, casi, ya que por medio de un amigo hubo un serio contacto y un conato de llegar a un acuerdo para ello con Santos el de “Zori, Santos y Codeso” que como sabes era salmantino. Pero en aquellos tiempos era muy difícil que unos padres te dejasen salir fuera de Salamanca y aquello se derrumbó lamentablemente… después “vino” el Servicio Militar.

 

¿Cuándo comenzó tu lucha por el Barrio Garrido?

-Pues asómbrate comenzó escribiendo en “El ADELANTO”, primero en-Cartas al Director-, metiéndome con los charcos y falta de luces, más tarde cuando sacaron una sección que se llamaba-CALLEJEANDO- que era-el sacar una foto diaria de denuncia que sirviera de crítica con un texto irónico. La idea tuvo mucho éxito y ¡plaf!... me hice muy popular.

¿Y la Cabalgata de Reyes Magos?

Fue la primera que se realizó. Te reúnes con un grupo de buenos amigos y comenzamos la odisea. Torres (que ya murió) Pepe Escudero (Guardia Municipal)  y yo fuimos los Reyes Magos. Con este grupo de amigos y otros muchos se inició aquella aventura y locura.

-Siguiendo mí costumbre y llegados aquí; en este año actual de 2018 me agradaría el poder decirle a Damián, que tenía muchos amigos,-¿Sabes Damián?... “Que ahora estamos inmersos en un –Mundo-hiperconectado y que las redes sociales han modificado el concepto de la amistad. Con es “batiburrillo” que tenemos confundimos y mezclamos dos cosas, que en esencia son muy distintas: lo contactos y las verdaderas relaciones”.

-Tengo que decirle también a Damián. Que aún me encuentro por el-Barrio Garrido-con algunos de sus amigos del alma: Benito, Miguel (Bar Ecuador), Eugenio (Bar GUAYAQUIL) y algunos más, pocos la verdad, que aún “aguantan” el paso inexorable del tiempo y la edad que a muchos ha hecho desaparecer o tienen achaques… dicen que es ¡Ley de Vida!

-Tenemos que ir terminando la entrevista, reconociendo que con Damián hablé mucho más de lo que aquí se refleja; pues además de su vocación no realizada de ser actor, su cariño acérrimo por “su” Barrio Garrido-, de la Cabalgata de los Reyes Magos, de las fiestas de barrio y el nombramiento de misses, hay mucho más para contar. Y la tengo que terminar reconociendo que-Enrique de Sena tenía toda la razón en su aseveración en el-Prólogo- de mi libro: “El entrevistador, crea respuestas”.

Cuando le pregunté en aquel entonces del año de 1995 ¿Decepcionado con la Política Actual?-Me contestó-: “No de la política actual, pero sí de los diversos “personajillos” que hay en los partidos y que van “a lo suyo”… jamás lucharan por los barrios y por España”, pero mejor lo dejamos antes de dar nombres y apellidos que aquí nos conocemos todos. Seguro que en estos momentos Damián, vista la situación política que ahora vivimos en España y lo más reciente de lo sucedido en Andalucía, solamente diría como nuestra inefable Mari Loli… ¡Por Dioooooos!

Damián Mateos también fue-Concejal de Tráfico- en el Ayuntamiento de Salamanca antes del año de 1979 y cuando lo fue, las calles de Toro, Zamora, La Rúa y San Pablo, entre otras, tenían direcciones dobles para el tráfico. Así que él marcó una nueva fórmula de acuerdo con el Ingeniero –Paco Lanas- y pusieron flechas por todos los lados y… ¡en una sola dirección! El revuelo que se formo fue monumental en la Ciudad. Con ello se ganó el apodo de-Damián “El Indio”-Que llevó con orgullo, pues con la medida, aunque impopular, se soluciono bastante el caos en las calles salmantinas. ¡Inefable Damián Mateos!

Y no olvidar: “Que personas singulares son aquellas que “pasaron por aquí” y dejaron su-HUELLA-(Pisadas del pie de la mujer o el hombre en la TIERRA)… Pues eso.