Domingo, 16 de diciembre de 2018
Alfoz al día

Izquierda Unida denuncia la “sobrecarga de cartillas” del médico de Arapiles

Desde septiembre, cuando se jubiló su médico de la localidad, los vecinos están siendo atendidos por el de Miranda de Azán y Mozárbez
Municipio de Arapiles

Izquierda Unida de Salamanca vuelve a denunciar la situación de “precariedad y abandono” en la que se encuentra la sanidad pública en las zonas rurales de la provincia.

Se estima que a finales de año serán unas 160 plazas de Atención Primaria las que queden sin reemplazo por jubilación en la provincia, “repercutiendo directamente en la calidad del servicio prestado en las zonas rurales, donde en muchos núcleos se reducirá la frecuencia de las visitas del médico a su municipio y/o la media de tiempo dedicada a cada paciente”, aseguran.

Desde IU también critican que “el argumento de la Junta de Castilla y León para no proceder a los reemplazos es que se está estudiando una reestructuración del servicio de Atención Primaria en las zonas rurales, pero la realidad es que se está sobrecargando de trabajo a muchos médicos que tienen que asumir, mediante acumulación de servicios, las bajas no suplidas”.

Un nuevo ejemplo de estos recortes es la situación de Arapiles y su anejo de Las Torres que desde septiembre, cuando se jubiló su médico, están siendo atendidos por el de Miranda de Azán y Mozárbez. Según estimaciones de José Luis Sánchez, teniente de alcalde de Miranda de Azán,  “hasta fin de año, la sobrecarga de trabajo de este facultativo será de 80 acumulaciones”.

Esto supone que de 700 usuarios el facultativo pasa a ser responsable de más de 1.100 aproximadamente, 300 de ellos registrados en las residencias de los municipios de Miranda de Azán y de Mozárbez, que requieren mayor atención por sus necesidades específicas, en una población que supera los 1.500 habitantes.

Izquierda Unida considera que esta situación “se hace insostenible en el tiempo”, porque al tener que desplazarse cada semana a seis centros distintos y sumarse las visitas domiciliarias, reduce los tiempos de atención por paciente, así como los días de consulta para la población de estos municipios y supone un auténtico desprecio por parte de la Consejería de Sanidad y de la propia Junta de Castilla y León a la salud de las poblaciones rurales citadas y al ejercicio y condiciones de la profesión médica.

“Las acumulaciones de servicios no son retribuidas por lo que desde Izquierda Unida nos preguntamos en qué mejoras del sistema de Atención Primaria en el ámbito rural  tiene pensado la Consejería de Sanidad invertir el dinero que se está ahorrando a costa de la precarización del servicio”, señala Francisco Javier Herrero, responsable de Organización de IU Salamanca.

Para Izquierda Unida, la realidad es que estos hechos concretos “evidencian la falsedad de las declaraciones del presidente, Juan Vicente Herrera, y su nula preocupación por la despoblación de la Comunidad. Poco a poco se está intentando llevar a cabo una centralización administrativa y de servicios, a costa de las necesidades básicas de una población que suele tener limitada su capacidad de desplazamiento fuera de su municipio”.