Miércoles, 19 de diciembre de 2018

Cartas de los lectores

Sin avergonzarse

Todo en la vida es susceptible de empeorar, pero también de mejorar. Por eso es muy importante la actitud de cada persona, sobre todo los que se dedican a la política, la regeneración de una sociedad pasa por que cada uno ejerza su responsabilidad y para eso debe estar bien informado, para que los perjuicios y las ideas no nos impida entender los tiempos que vienen y los cambios que se prevén sobre nosotros.

Ante los excesos de nacionalistas, populistas y comunistas, hay que tener acción y reacción. Ya existe un partido político más moderno que parecía haberse quedado sin voz y sin alma, pero ha llegado el momento que se están diciendo las cosas que quieren oír los votantes y no votantes del Partido Popular. Defraudados por los complejos cobardones de Rajoy y su Gobierno, no solo se gobierna para la economía ¡que no es poco! Pero hay muchos más asuntos que resolver.

El nuevo líder habla sin complejos se atreve a decir la verdad con valentía a riesgo de sufrir la vomitiva de los canales televisivos ideológicos. No tiene miedo. Pablo Casado se atreve a decir y proponer lo que millones de españoles vienen pidiendo. Recuperar para el Gobierno central las competencias de Educación, Sanidad, Seguridad, Justicia y Prisiones. Para que todos los españoles en estos servicios seamos todos iguales, con el mismo costo. Sencillamente porque no funcionan con diecisiete sistemas, y diecisiete desigualdades. La reducción del gasto en estos servicios será tremendo y la calidad inmensamente mejor. Con esto se conseguiría poder eliminar los impuestos directos confiscatorios y desiguales entre los ciudadanos, como son los de sucesiones y las hipotecas. Pablo Casado es el único líder que promete eliminar estos impuestos tan injustos. Está en contra de los gastos superfluos de las administraciones. Esta contra la pasividad de la inmigración ilegal, con consecuencias humanitarias dramáticas. Y esta con la necesidad de aplicar con todas sus consecuencias el artículo 155 de la Constitución en Cataluña por tiempo indefinido en esa comunidad fallida, hasta conseguir la unidad de todos los catalanes con España y el respeto a la Constitución. Y dejar la puerta abierta a todo aquel que no esté de acuerdo en vivir unidos, para que salga del Territorio Nacional. El dialogo ya no es posible.

Una persona joven preparada y sin mochilas, es el nuevo líder que no le importa que le llamen “facha” por defender el papel arbitral de la Corona, los valores que representan las Fuerzas Armadas, la familia, el humanismo religioso como inspiración de principios, reconocerse constitucionalista, respetar los símbolos de España, el único que pide un Gibraltar español tras el Brexit. Alguien que se atreve hoy a definirse sin vergüenza como de derechas, es un canto a la libertad. Que quiere orden y autoridad, sin mentiras. A este le llaman ¡fascista! ¿Quiénes son, los antifascistas? Los que quieren romper España, los que quieren destruir la Constitución que nos garantiza la libertad, los que quieren el pensamiento único, los que lloran el bombardeo de Guernica y se olvidan de la masacre de Cabra y alguna mas, ¿estos son los antifascistas demócratas? No, esto es comunismo partido único, dictadura fascista por la fuerza…

Máximo de la Peña Bermejo