Miércoles, 23 de octubre de 2019

Personas con Discapacidad & Diversidad Funcional

El lunes 3 de diciembre se celebra el Día Mundial de las Personas con Discapacidad (PcD) que se instauró en 1992 y, pretende sensibilizar a la Sociedad sobre la necesidad de seguir fomentando el Bienestar de las PcD para lograr mayores grados de integración. Avanzar en esta integración supone un valor añadido a la Sociedad porque estas personas realmente lo necesitan dada su vulnerabilidad y fragilidad. También porque aportan a la población general actual valores humanos y compromiso social de los que existe déficits. En este sentido, la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad aprobada en 2006 y, que España firmo en 2008 supone un mandato para los Gobiernos, Instituciones y para Todos en general para que no sólo se reconozcan sus Derechos y, por tanto, se pueda lograr unos mayores niveles de equidad y Justicia. Entre estos grupos sociales que tienen una situación de discapacidad y, por tanto, desventajas sociales y laborales se encuentran las Personas con Discapacidad Intelectual y del Desarrollo (PcDID) que son aquellas personas que se caracterizan por limitaciones significativas en el funcionamiento cognitivo intelectual y en las conductas adaptativas a la vida diaria lo cual se traduce en diferentes grados de dificultad en el desarrollo de determinadas capacidades que son necesarias para ser competitivos y habilidades para defenderse del mundo complejo y agresivo que existe. Esta discapacidad se origina antes de los 18 años por lo que se denomina del Desarrollo, frente a discapacidad intelectual adquirida por envejecimiento, enfermedad neurodegenerativa y/o accidentes. Estas personas se suelen encuadrar en tres grandes grupos, los que su discapacidad está determinada por causas genéticas como el Síndrome de Down y otros. Personas con trastornos físicos y motrices con Parálisis Cerebral o ser Personas con Trastornos de Espectro Autista. La realidad es que en estas personas existe tanta variabilidad como en la Sociedad general y, lo que hay que cambiar para su integración es la actitud de la Sociedad para darles oportunidades dado que tienen otras capacidades. Aunque se ha avanzado mucho, todavía existen estigmatizados, sufren sesgos sociales y miradas furtivas como si fueran de otra especie y, son Personas y, con los mismos Derechos que todos.

En nuestro país se han producido grandes avances en atención educativa y sociosanitaria en relación con estas personas, muy por encima de muchos países de la Unión Europea. El punto de inflexión fue la LISMI (Ley de Integración de los Discapacitados); pero algunos seguimos viendo el vaso de la equidad y de la sostenibilidad social, medio vacío porque sigue sin estar garantizada la igualdad entre PconD con PsinD en materia de accesibilidad, Educación, Sanidad, Ocio y Tiempo libre, integración laboral y, por tanto, en Bienestar y Calidad de Vida.

Se pueden aludir muchas razones y excusas; pero la realidad es que la mayor parte de los avances han sido más para hacerse fotos institucionales que para conseguir efectividad en Derechos. Se está avanzando en integración educativa y laboral pero estas iniciativas se deben propuestas individuales en Educación Inclusiva como ocurre en la Universidad de Salamanca o de integración laboral por la sensibilidad de algunos empresarios. Ambos componentes, Educación y Salud, son imprescindibles para desarrollar más competencias y capacidades en las PcD para que puedan afrontar mejor los retos ocupacionales y, sociales.

Para avanzar en integración también es necesario abandonar actitudes paternalistas y  de caridad cuando lo que hay que hacer es aceptar y valorar la diversidad y variabilidad de las PcD, como ha quedado reflejada en la película de Campeones, porque aportan valores humanos intangibles; pero imprescindibles para la Sostenibilidad Social como el respeto, la sinceridad, la amabilidad, el afecto, la humildad, la tranquilidad y Humanidad cuando existe tanta agresividad, hedonismo, estrés y egoísmo. Por tanto, éstos son necesarios para evitar y reducir tanta megalomanía, arrogancia, egoísmo y, vanidad.

En resumen, esta iniciativa está justificada porque cubre una necesidad social. A los ciudadanos, nos queda aportar un granito de arena con una actitud saludable frente a las PcD para seguir avanzando en su integración. También, porque en mi opinión personal y profesional, las PcD aportan un valor añadido a nuestra Sociedad y, su reconocimiento social y la efectividad de sus Derechos suponen avanzar en Justicia y, en Sostenibilidad Social.

JAMCA