Jueves, 13 de diciembre de 2018

La Diputación publica un exhaustivo estudio geológico y ambiental de Las Batuecas, Sierra de Francia y Quilamas

Antonio M. Martínez Graña es el autor de esta nueva publicación que pretende dar a conocer más en profundidad estos espacios naturales del sur de la provincia
El diputado de Cultura, Julián Barrera, y el autor del libro, Antonio M. Martínez Graña

La Diputación de Salamanca ha presentado este lunes el libro ‘Estudio geológico-ambiental de Las Batuecas, Sierra de Francia y Quilamas’ con el que se pretende dar a conocer más en profundidad las principales características de estos espacios naturales del sur de la provincia. Así lo ha asegurado el diputado de Cultura, Julián Barrera, quien ha presentado la nueva publicación junto al autor, Antonio M. Martínez Graña.

El diputado ha subrayado que se trata de “un texto muy exhaustivo que permite acercar al lector un perspectiva geológica y ambiental que potencie este rico patrimonio natural que debemos conservar y proteger”. También ha señalado que el conocimiento del suelo ha despertado siempre un gran interés entre los investigadores y científicos, más ahora que “existen multitud de impactos en el medio ambiente”, y que este libro es “una buena herramienta para lograr la protección de nuestros espacios naturales”.

La Diputación ha editado un total de 300 ejemplares, que están a la venta a un precio de 12 euros, de este libro en el que Antonio M. Martínez Graña, vicedecano de la Facultad de Ciencias y autor de más de 50 publicaciones, ofrece un profundo análisis geológico y ambiental de Las Batuecas, Sierra de Francia y Quilamas para “entender la superficie en la que vivimos”, ha asegurado en la presentación.

En sus más de 350 páginas, Martínez Graña analiza las zonas más susceptibles de tener un mayor riesgo ambiental, la edad y evolución de los materiales, los suelos y sus usos, así como las aguas y su calidad. También realiza un análisis del paisaje, que ha permitido identificar 11 grandes unidades de paisaje “teniendo en cuenta los parámetros de la calidad, para saber qué zonas hay que conservar, y de la fragilidad, para conocer la facilidad con la que un espacio se puede degradar”. Asimismo, en el libro se recogen 46 lugares de interés geológico que van acompañados de sus correspondientes fichas, “que a veces coinciden con su patrimonio cultural”, ha concluido Martínez Graña.