Sábado, 24 de agosto de 2019

Como el primer día...

Cuando escribo estos artículos, soy más mexicano y más salmantino, porque México y Salamanca se vuelven mi México y mi Salamanca.

Como el primer día, sigo poniéndome nervioso cuando no se me ocurre de qué escribir, sigo riéndome cuando confundo –cuatrapeo, dirían por acá– términos… Preguntarle a Pilar, mi mujer, si una palabra se usa en México o en España es común cuando estoy escribiendo el artículo, y en muchas otras situaciones.

Porque la emigración a un país con el mismo idioma te regala eso: un habla propia, única, una mezcolanza de palabras que termina desdibujando las fronteras de sí misma… Mestizo hasta en el habla, como debe ser.

Como el primer día, sigo dudando si ponerme cronista –y hablar de esas cosas para nada importantes que dan el verdadero sentido a la vida: momentos, paisajes…– o ponerme serio y pensante, y hablar de política…

¿Se acuerdan, los de mi quinta, de aquel “Y la próxima semana… hablaremos del gobierno”, que decían Tip y Coll para mostrar, genial y surrealísticamente, que no se podía hablar del tema? Pues qué quieren que les diga: hay reacciones últimamente, acá y allá, que me dan a entender que, o no hemos cambiado tanto, o volvemos a no poder hablar de según qué temas y según en dónde o con quién estemos.

Puedo escribir de tanto… Puedo, y lo hago, porque escribir es otra de esas cosas inútiles que solo sirven para dar sentido a la vida. Por eso, cuando escribo estos artículos, soy más mexicano y más salmantino, porque México y Salamanca se vuelven mi México y mi Salamanca, y paseo por donde quiero, que para eso soy yo el que imagina y recuerda.

Por eso cada artículo vuelvo a comer un cucurucho de castañas, o recuerdo el Mundial, aquel julio de 2010 y el orgullo del paisano Del Bosque a la sombra de aquella copa…

Del Bosque… Cuando me preguntan cómo somos los salmantinos, lo pongo de ejemplo muchas veces, siempre discreto, siempre tan charro él…, Si no es cierto, a más de uno así nos gustaría ser. O parecer, al menos.

En fin, que con estos artículos, mexicaneo en España y charreo en México: o sea, intento llevar a la gente de acá a Salamanca, así como traer a los salmantinos a México…

Es noviembre, van pasando los años y aquí seguimos.

Va por ustedes…

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)