Martes, 18 de diciembre de 2018
La Sierra al día

Fuenterroble recibe el traspaso de capa en la fiesta de San Martín de Tours

La localidad celebró los festejos imponiendo la capa española a la vecina de menor edad, Noa Carrasco, y con la bendición del nuevo tejadillo de la entrada de la iglesia
La iglesia de San Martín de Tours fue la protagonista de los actos conmemorativos en Cristóbal

Cristóbal ha cumplido hoy con la tercera y última jornada de sus festejos en honor a San Martín de Tours. La mañana ha estado protagonizada por los actos en honor a San Martín de Tours, con solemne misa y el traspaso de la capa española, acto de hermanamiento entre Cristóbal y Fuenterroble de Salvatierra. La comida popular en el frontón continuó con el programa, que finalizó con una otoñal castañada y un cuentacuentos para los más pequeños.

La misa atrajo a numeroso público al templo. Al igual que en otros años, tras la misa se procedió al traspaso de capa entre los municipios de la mancomunidad de Entresierras que se hermanan a través de la tradición de San Martín. El pasado año, fue el alcalde Peromingo, Pedro Saturnino el que recibió la capa y la ha conservado durante todo el año. El turno le ha tocado este año a Fuenterroble. El alcalde no pudo asistir, por lo que el encargado de recibir la capa fue el teniente de alcalde Ambrosio Morato.  

Se dio paso entonces a la imposición de la capa a la última niña nacida en el municipio, Noa Carrasco García. El poeta local, Antonio Pérez Nieto, recitó un nuevo poema escrito para la ocasión, dedicado a San Martín, para arrancar de nuevo el aplauso del público. Los actos continuaron entonces en el exterior del templo. Se colocó una escalera en la puerta principal para acceder a la efigie de San Martín, ubicada en el frontispicio de la iglesia. Ambrosio Morato, receptor de la capa, fue el encargado de ofrecer un ramo de flores al santo. Se aprovechó la situación para bendecir el tejadillo del frontal de la iglesia, que es de nueva construcción. De esta manera se protege la efigie de San Martín y la puerta principal del templo. 

Más de 200 personas se dieron cita en el frontón municipal para degustar la comida popular con protagonismo de las chichas, a la que siguieron juegos, un cuentacuentos y una calvochada a cargo del grupo Asadina. 

 

Ver más imágenes: