Martes, 13 de noviembre de 2018

Primer caso en Castilla y León de liebres con mixomatosis

El Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación ha confirmado la aparición de un ejemplar afectado por esta enfermedad en el municipio burgalés de Covarrubias

Liebre muerta por mixomatosis / FOTO: C. GONZÁLEZ (ABC)

Diario de Valladolid se ha hecho eco de lo que temían todos los cazadores castellano y leoneses. La mixomatosis ya está en las liebres de Castilla y León.

Leonardo de la Fuente informa en este medio de comunicación de que el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación ha confirmado la aparición de una liebre afectada de mixomatosis, enfermedad que únicamente se daba en los conejos y cuyo virus contagia ahora a este lepórido.

La información continua señalando que “el ejemplar fue detectado en el municipio burgalés de Covarrubias y enviado al laboratorio de referencia del Ministerio de Algete, en Madrid, donde confirmaron que la liebre era portadora de este virus”,  detectado por primera vez el pasado mes de julio en Córdoba.

En estos momentos son ya seis las comunidades en las que han sido detectadas liebres con mixomatosis, Andalucía, Castilla La Mancha, Madrid, Extremadura, Murcia y Castilla y León, a la espera de que se confirmen nuevos casos en Aragón y comunidad Valenciana. Hasta estos momentos son 16 las provincias en las que se han detectado casos de mixomatosis en liebres.

Entre las medidas previstas ya por la Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León se encuentra la prohibición de trasladar ningún conejo ni liebre en un radio de 50 kilómetros del municipio burgalés de Covarrubias, según declaraciones del jefe de la sección de Caza y Pesca de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Ignacio de la Fuentea El Mundo de Castilla y León.

Ante este hecho, se pone en riesgo el campeonato de España de Caza con Galgos en Campo Copa SM El Rey previsto en tierras castellano y leonesas el próximo mes de enero, una decisión que compete a la Federación Española de Galgos y que podría determinar prohibir la caza de la liebre en las competiciones organizadas, tal como ha hecho la Federación Española de Caza.

Otra consecuencia mucho más drástica podría ser la prohibición de la caza de la liebre ante la posibilidad de su desaparición en algunas zonas, como ya sucediera con los brotes de tularemia, aunque entonces no llegó a prohibirse su caza.