Miércoles, 21 de noviembre de 2018

Miriam Fernández: “Ser feliz es más fácil de lo que parece”

La joven cantante y actriz es un ejemplo de lucha y superación y asegura que la fuerza de su mensaje radica en algo tan simple como que “hay que sonreír siempre”

Miriam Fernández es un ejemplo de lucha y superación constante, inspira, motiva y ayuda a muchas personas a superar sus miedos, a creer en ellos mismos y a ver la vida de un modo más optimista y valiente con un gran toque de humor. Esta tarde ha participado en Salamanca en el ciclo de conferencias sobre motivación,  superación personal y transformación de la realidad organizado por Unicaja Banco y ha lanzado un mensaje claro a los salmantinos: “hay que sonreír siempre”.

Llena auditorios con cada una de sus conferencias y considera que la fuerza de su mensaje radica en algo tan simple como que “hay que sonreír, porque a mí una sonrisa me cambió la vida literalmente”. Asegura que no hay que olvidar que estamos rodeados de familia, de amigos y que “la felicidad no es otra cosa que tomar la decisión diaria de ser feliz”. Afirma que “yo me levanto y decido si quiero que me afecte más el atasco de la mañana o el café que he tomado con un compañero. Hay cosas que no podemos controlar pero esa decisión sí es nuestra y ser feliz es más fácil de lo que parece”.

La joven adquirió notoriedad tras ganar una de las ediciones del programa televisivo ‘Tú sí que vales’ y compagina su faceta de conferenciante con la de cantante y actriz. Miriam Fernández ha compartido su experiencia de vida con un auditorio lleno en Salamanca, recordando que nació con una parálisis cerebral y los médicos le dijeron que nunca podría caminar. “Fui dada en adopción a una familia y me convertí en la pequeña de siete hermanos y entre todos hacen lo imposible para que yo empiece a moverme, a aprender a caer y a levantarme. A los cuatro años di mis primeros pasos y a raíz de ahí mi familia me educa siempre en que la diferencia es bonita, pero cuando llego al cole veo que los niños no ven tan bonita esa diferencia y sufro acoso escolar”.

Ante ese acoso escolar, reconoce que empezaba a pensar que nada podía ir peor, pero justo en ese momento Miriam Fernández se dio cuenta de que “si quería que cambiara algo la primera que tenía que cambiar era yo y empezar a aceptarme y ver mi discapacidad no como un problema sino como una herramienta para ser más feliz”.

Como refleja la canción ‘No dudo que es amor’, que se ha podido escuchar durante la charla,  explica que “lo importante es creer en uno mismo porque es el primer paso para empezar a tener sueños, aspiraciones, confianza e ir a por todas” y ha querido trasladar con su experiencia que “es fundamental que la gente no se olvide de lo que de verdad importa, de las cosas que van bien en la vida, no estar solo centrados en aquello que nos falta”, y que cada uno, con sus defectos y sus virtudes, “podemos pisar igual de fuerte y tirar hacia adelante”.

Sobre las dificultades que ha encontrado en este camino, Miriam Fernández explica que lo más duro fue el fallecimiento de su padre, sin embargo, le enseñó “muchísimas cosas” para afrontar la vida de otra manera. “Creo que el sufrimiento también nos enseña y a pesar de que hay muchas circunstancias que no se pueden controlar, no podemos olvidar que sí está en nuestras manos cómo afrontarlas: o nos hundimos o bien pensamos que han pasado para algo”.

Además, ha sido tajante al afirmar que “si alguien me pregunta si cambiaría algo de mi vida, diría que no, porque más valen unas alas para volar que unas piernas perfectas”.

Fotos de Alberto Martín

Ver más imágenes: