Jueves, 24 de enero de 2019
Béjar al día

Turismo Activo, una opción de futuro para las comarcas rurales de Castilla y León

El empleo joven y el apoyo a las nuevas tecnologías se constituyen en herramientas básicas para el modelo de negocio de las empresas que deciden establecerse en los pueblos

Piraguas en el río Cuerpo de Hombre a su paso por el Puente de la Malena / FOTOS: ANA V.

El turismo activo se ha manifestado en estos últimos tiempos como uno de los pocos sectores empresariales dinámicos y jóvenes que quedan y crecen en las comarcas rurales. Cuando los pueblos castellano-leoneses, ven disminuir y envejecer su población, estás empresas son una opción real de revitalización y una alternativa al éxodo de su juventud a las ciudades en busca de oportunidades de trabajo, que las administraciones deben tener en cuenta.

Este sector de moda, que se desenvuelve en las zonas más rurales, en un tiempo en el que el concepto de turismo está cambiando y ahora el turista se convierte más en un viajero participativo, ávido de experiencias y emociones; puede ser la salvación de muchos pequeños municipios ubicados en parajes naturales de gran belleza, sin opción a la deslocalización y llenos de posibilidades para vivir aventuras.

El sector del Turismo Activo emplea en un 90 % a trabajadores de menos de 30 años, por lo que se está manifestando como una forma de asentamiento de población joven en las zonas rurales más remotas y más desfavorecidas por el desempleo, a la vez que crea sinergias para que otros establecimientos turísticos se establezcan, con el fin de atender la demanda creciente de alojamiento y manutención de las personas que practican los deportes que ofertan estas empresas.

Además es un sector diferencial, según se puso de manifiesto en las jornadas de trabajo realizadas en Béjar, los días 21 y 22 del mes de septiembre con motivo de la celebración en esta localidad del Día del Turismo de Castilla y León. El calificativo de ‘diferencial’  se traduce en que estas empresas realizan actividades que no se pueden llevar a cabo en cualquier sitio, por lo que el cliente que acude a ellas forma parte de un turismo especializado y selectivo, que elige el destino en función de la singularidad de la oferta de actividades que se realizan allí, lo que proporciona a los pequeños municipios una ventaja competitiva.

El cliente potencial es un público joven que compra a través del móvil, y familias que planifican sus vacaciones en función de los gustos de los hijos, eligiendo destino a través de internet; normalmente con poder adquisitivo y con un alto grado de concienciación de sostenibilidad medioambiental que evita en gran medida la degradación del medio, que buscan destinos en los que además de actividades puedan tener servicios y comodidades para las escapadas rurales.

Pero todos estos negocios requieren de conectividad y cobertura en zonas remotas, uno de los obstáculos con los que se encuentran para asentarse en la comunidad de Castilla y León, a lo que se suma que las empresas de Turismo Activo tienen concesiones de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta por cortos periodos que rara vez superan el año de permiso para la utilización de los espacios naturales, lo que impide que asuman riesgos de inversión en tecnologías que les permitirían crecer.

Estas limitaciones crean inseguridad laboral, desarraigo entre sus trabajadores e incertidumbre continua entre los empresarios ubicados en una comunidad en la que uno de sus principales recursos es el medio natural, precisamente mientras que las empresas de activo de toda España están  creciendo a un fuerte ritmo, las de Castilla y León se quedan atrás, su mundo rural pierde población y estos negocios adolecen de sostenibilidad en el tiempo.

Las herramientas digitales son imprescindibles  para la comercialización de los servicios de las empresas de Turismo Activo, la compra de sus productos se realiza en su mayoría online, el cliente llega por redes sociales, y sobre todo comprando desde su móvil, algo que es bueno para las empresas porque es compulsivo, otro punto a favor del empleo joven, pues son los jóvenes los que mejor entienden de herramientas digitales y redes, un nicho importante de empleabilidad juvenil que debería tenerse muy en cuenta.

Las empresas que compiten por precio y no están en internet, reciben menos clientes que empresas que venden más caro pero tienen presencia en plataformas y redes.

También la buena conectividad es básica para que estos negocios puedan mantener al día sus políticas de comunicación tanto a nivel activo como defensivo, no es raro ser víctimas en ocasiones de críticas maliciosas de personas que muchas veces no han estado ni siquiera en sus establecimientos o detrás de las que, en ocasiones, pueda estar la competencia.

Como dijo el Director General de Turismo de la Junta en la inauguración de las jornadas, “el Turismo es una buena apuesta, constituye una fortaleza que llena de esperanza al territorio y se manifiesta como una fuerza emergente, como camino firme y seguro hacia la regeneración de la economía y por lo tanto del empleo”, algo que puede aplicarse punto por punto al Turismo Activo.