Jueves, 13 de diciembre de 2018

Los Maristas, un ejemplo de atención a alumnos de altas capacidades

Su directora, Loli Santos, afirma que este colegio, que atiende a 15 niños, apuesta por integrarlos en el aula, dentro de su entorno 
Visita del delegado de la Junta al colegio de los Maristas

El delegado de la Junta, Bienvenido Mena; acompañado del director provincial de Educación, Ángel Morín, y la concejala de Educación, Carmen Sánchez Bellota, han visitado el colegio Marista Champagnat para conocer de cerca el nuevo programa de atención a las altas capacidades que atiende a 15 alumnos en este centro, de los 60 de toda la provincia incluidos en el segundo plan de atención a la diversidad. Para Mena el objetivo prioritario es que los alumnos que lo necesiten se vean atendidos desde el inicio, con un primer cribado en primero de Primaria. 

Los Maristas puso en marcha hace tres este programa de atención a alumnos de altas capacidades que incluye una exhaustiva formación del profesorado adaptada a estos escolares con unos resultados muy satisfactorios, como afirmó la directora del centro, Loli Santos. La directora recordó que trabajan desde hace varios años con un nuevo modelo pedagógico -para Infantil y otro para ESO y Bachillerato- con atención a la diversidad a través de las inteligencias múltiples.

“Vimos que éramos expertos en atender a los niños con dificultades pero había un vacío en los niños de altas capacidades”, por lo que, guiados por la experta Marcela Palazuelo, el centro comenzó a formar y especializar a profesores, con materiales específicos, para atender a estos niños de altas capacidades. “Nosotros apostamos por integrar a los niños en el aula, dentro de su entorno”. Para Loli Santos, uno de los problemas de estos alumnos es su adaptación social y afectiva, por lo que desde el centro de incide en el trabajo con los padres y las familias. De esta manera, asegura, se evita el fracaso. “Si no se les atiende por lo que su inteligencia requiere, acaban fracasando”.

Ángel Morín explicó que, desde la Consejería, se está intensificando la apuesta por ofrecer una respuesta a estos alumnos, que tienen diferencias individuales, por lo que es fundamental la formación de los profesores. Desde el año 2003 hay publicados tres manuales, incluido un protocolo para identificar a estos escolares de manera que se pueda realizar un diagnóstico y ofrecer una respuesta. “Herramientas hay y actividades formativas también para su atención”.