Martes, 23 de octubre de 2018
Béjar al día

El patrimonio ferroviario un activo que suma en los Caminos Naturales  

BÉJAR | La utilización de caminos paralelos al trazado ferroviario permitiría salvar tramos de especial interés patrimonial, sin interrumpir las Vías Verdes y su uso para el ocio deportivo y el Turismo Activo
FOTO: JOSÉ MANUEL MIELGO

En muchas zonas de España se han desmantelado antiguos trazados ferroviarios para su conversión, más o menos afortunada, en las denominadas vías verdes o caminos naturales. Es en principio un proceso prácticamente irreversible, aunque deberá estar supeditado a la posible reapertura ferroviaria, con criterios del siglo XXI. Pero todavía quedan muchos kilómetros en desuso, sin perspectivas de reutilización ferroviaria próxima, sin desmantelar y susceptibles de experimentar esa transformación.

Si se ha descartado la reutilización, valorando las múltiples ventajas que suponen las vías verdes, como la posibilidad de ocio activo para prácticamente todo tipo de personas y la revitalización de zonas rurales, también hay que prestar atención a su cara negativa: el desmantelamiento de unas estructuras que forman parte de nuestro patrimonio histórico e industrial, e incluso sentimental, además muy bien adaptadas estéticamente a nuestros paisajes, en muchos casos, incluso desde el siglo XIX.

Por eso, para disfrutar de las vías verdes minimizando en lo posible el daño irreversible a nuestro patrimonio histórico, se deberían realizar, antes de desmantelar indiscriminadamente, estudios técnicos serios que permitan determinar qué estructuras, en las estaciones y en los trazados, se pueden y deben conservar, procurando que ese desmantelamiento afecte a los distintos elementos lo mínimo posible, como evitar en las estaciones el levantamiento de aquellas vías que no sean estrictamente necesarias para el trazado de la verde -testimonio, ajardinamiento, utilización por vagonetas, ...- o incluso considerar la existencia de caminos paralelos y alternativos al trazado ferroviario, utilizables y adaptables, que permitan salvar el máximo posible de tramos con esa afortunada combinación de hierro, piedra y madera venerables.

José Manuel Mielgo

  • FOTO: JOSÉ MANUEL MIELGO