Jueves, 20 de septiembre de 2018

¿El modelo de ferrocarril español es el adecuado?

Tren Alvia, que circula entre Salamanca y Madrid por Medina del Campo en parte por vias convencionales. 

Relacionar ferrocarril y Salamanca es bastante común que no sea en positivo. Estos días nos hemos enterado en una respuesta del gobierno al diputado salmantino del PSOE, que en 5 meses la línea entre Salamanca y Madrid por Ávila acumula 104 retrasos superiores a 15 minutos. Recorrido que se supone debe realizar en 2 horas 40/50 minutos dependiendo de los horarios. Más de las 2 horas 30 minutos de 1999 tras la reforma, inferior a 20 millones de euros con material de segunda mano, del gobierno de Aznar, rebajando entonces una hora. Retrasos que también existen en la conexión con Valladolid.

Y esto ocurre en un modelo ferroviario español que gasta ingentes cantidades de dinero en… Alta Velocidad, olvidando lo demás. Con la crisis económica empezaron a llover informes advirtiendo sobre el derroche realizado en infraestructuras de más que dudosa rentabilidad social. Y no de personas o grupos tachados de antisistema, sino de Entidades Oficiales o Empresariales que cuestionan o descalifican esas inversiones.

El informe “La red europea de trenes de alta velocidad. No una realidad sino un parche ineficaz” del Tribunal de Cuentas Europeo, de Junio, señala que ese tipo de ferrocarril en Europa y en especial en España, son un “mosaico ineficaz” de líneas sin un plan realista a largo plazo, "caras", poco eficaces en sus conexiones, los "sobrecostes y los retrasos son la norma en lugar de la excepción" y los trenes registran una falta notable de pasajeros. Algo que contribuye a aumentar la desigualdad social y territorial, olvidando en especial las ciudades más pequeñas y el mundo rural que se despuebla.

En España el 70% de las inversiones en infraestructuras ferroviarias se han destinado a Alta Velocidad. Desde el año 2000 se ha recibido el 47% del total de ayudas europeas para el tren, 11.200 millones de euros. El informe señala que “la mayoría de los informes tienen ratios coste-beneficios muy bajos y algunos no eran viables desde una perspectiva socioeconómica”. Cita sobrecostes en la línea Madrid-Barcelona-frontera francesa del 38,5%, (para un total de 12.109 millones de euros), seguida de Madrid-León (un 33,3%) y el Eje Atlántico (un 26,3%). Y añado que los túneles de Pajares, 50 kilómetros presupuestados en 1.085 millones en 2003, han consumido 3.500 y precisan no menos de 450 más para finalizar en ¿2021?

He insistido varias veces que España no tiene una planificación territorial como Estado que corrija los desequilibrios, agudizados por la política económica desarrollista del franquismo y mantenidos después. Un elemento capital para ello, las infraestructuras, se han realizado desde planteamientos políticos electoralistas, y la mayor parte del territorio apenas tiene votantes. Y la Alta Velocidad no es precisamente lo más adecuado como elemento vertebrador, su umbral de eficacia está en por encima de los 500 kilómetros de distancia.

Hace pocos meses surgió un movimiento, alentado especialmente desde Extremadura, que exige una moratoria en la política ferroviaria hasta justificar la sostenibilidad del sistema. Pretenden que se paralicen obras e infraestructuras del AVE para realizar una auditoría que evalúe y analice realmente todos los gastos ejecutados e hipotecas de futuro del tren de Alta Velocidad. Y reclaman un cambio en las prioridades de inversión apostando por un transporte ecológico, público, accesible, social y sostenible.

Hay que volver al Ferrocarril Convencional, puesto al día, acabando con la doble red y los diferentes anchos de vía innecesarios y sus sobrecostes asociados. Concebido realmente como una red que interconecte todos los territorios, con prioridad frente a la carretera, y con unos plazos temporales que permitan acelerar la reducción de emisiones de efecto Invernadero a la vista su velocidad creciente. Modernizar, electrificando, las vías salmantinas e incluso recuperando líneas cerradas, parece mejor camino para actualizar de verdad el país y combatir el despoblamiento que seguir con líneas radiales de Alta Velocidad muy altamente subvencionadas.

 

El informe del Tribunal de Cuentas Europeo se puede obtener aquí:

https://www.eca.europa.eu/es/Pages/NewsItem.aspx?nid=10453