Domingo, 23 de septiembre de 2018

Locos, loca, loco, asesinos de m...

“En el sacrílego bosque de la vida
las palabras destruyen al hombre”

Leopoldo María Panero

Siento a otras personas, las leo, me encuentro abrazada entre sus páginas. Lloro cuando visualizo dentro de sus versos el dolor que compartimos. Muchos hombres y mujeres, lo peor de todo es que también son mujeres, me dicen que no existe el machismo. Otros afirman con vehemencia que tampoco hay discriminación hacia los que sufren enfermedades de la salud mental, que no existe la homofobia ni la xenofobia, que no hay dominación, que son cuentos modernos, que solo hay que ORDENAR Y PONER A CADA UNO EN SU SITIO (no sé si os suena). Que las violaciones son llamadas de atención, que eran FRESCAS que iban buscando lo que iban buscando (no sé si os resulta familiar). Que la bulimia no existe. Que cuando alguien se suicida se recoge rápido su cuerpo de las calles para que no estorbe las mentes de los conciudadanos, porque enfrentarse a la cifra de suicidios anuales sería duro y podría hacer que la gente se plantease: ¡QUÉ ESTÁ PASANDO en esta sociedad, en este sistema!

Que el esquizofrénico es un loco y un asesino, que el psicótico también. Que la anoréxica está haciendo el tonto otra vez con la comida, está llamando otra vez la atención. Manchas negras en mi cabeza que tiñen la mente de tristeza. Ecos de voces que estigmatizan, que machacan, que muerden y matan lentamente.

Alejandra Pizarnik sufría anorexia y fue una de las poetas más brillantes del siglo XX. Se suicidó.

John Forbes Nash, del que se habla en la película Una mente maravillosa (A beautiful mind) fue premio Nobel de economía en 1994 y sufría una esquizofrenia paranoide. Que yo sepa, no mató a nadie. Al contrario, hay mucha gente que es asesina y no tiene ninguna patología mental por mucho que se quiera atribuir a la maldad una razón. La maldad existe, duele, es dura. Es maldad, no locura.

Emily Dickinson se aisló totalmente a lo largo de su vida; hoy en día es considerada una de las mejores escritoras estadounidenses.

Janis Joplin, Amy Winehouse, Jimmy Hendrix, Kurt Kobain padecían adicciones a las drogas y murieron. Sin embargo, su música ha pasado a la historia y, en mi caso, sus voces forman una parte importante de mi vida.

Ruben Darío murió de alcholismo. Todo el mundo cita sus versos, que descansan en la mente colectiva. En cambio, muchos señalan al borracho del pueblo, le insultan, se ríen de él, le humillan. Se atreverán a decir, después, “juventud divino tesoro, ya te vas para no volver”.  

Catherine Zeta-Johnes sufre un trastorno bipolar… La sociedad también sufre un total desconocimiento de lo que supone esta enfermedad, que no se relaciona para nada con tener una ‘doble’ personalidad, sino con periodos largos de euforia y otros de depresión. La autora Marta López González en 2008 en un artículo llamado “Trastorno Bipolar” para la revista Enfermería  integral aclaraba: 

Se caracteriza por la presencia alternativa de manía y depresión con intervalos de normalidad o eutimia, que afecta a individuos jóvenes. Junto con el trastorno depresivo mayor constituye la enfermedad más frecuente en la inmensa mayoría de las personas que padecen un trastorno del estado del ánimo.

La locura, los vicios son partes del ser humano, son jaulas que ellos mismos no quisieran vivir o haber vivido. No juzgues a alguien desde fuera, no sabes el sufrimiento que puede llevar esa persona en la espalda…  Si queda un poco de humanidad en ti, un mínimo de humanidad en ti… podrías practicar la empatía con el otro; el arte de la compasión; la escucha y abandonar el narcisismo y la tendencia egocéntrica e individualista de nuestra sociedad. Replantearte las creencias automáticas que has ido adquiriendo a lo largo de tu vida, estar abierto al cambio. 

Cuida tu lenguaje si no quieres oprimir, hacer sentir a los que están a tu alrededor como seres inferiores... Cuida tu lenguaje porque es un arma muy potente que actúa en la mente de “los otros” y puede tener consecuencias irreversibles, catastróficas...

(ILUSTRACIONES DE BERTA PENA)