Sábado, 21 de septiembre de 2019

Luci

Hace unos días conocí mejor a Lucinio Sánchez ‘Luci’, y fue en el trascurrir de unas jornadas, allá por el valle de -Hornacinos- en el término de El Cerro, un lugar donde el arraigo aún sirve para algo y el “silencio infinito ha llegado para quedarse”. Estábamos haciendo la filmación de imágenes para la composición del-video- Las Fuentes de El Cerro- AGUA VIVA-. Mientras hacíamos un alto en el camino y bebíamos agua fresca de la fuente sita en –El Mirador de Extremadura--.Allí, sentados me aseveró rotundo y como colofón a una conversación que veníamos manteniendo en la andadura: “Esta es la historia de mi vida; de la cual me siento muy orgulloso” y lo más importante, me ha permitido: “Saltar todas las barreras que mí condición física me impedía”…

Puedo aseguraros, que los momentos posteriores a esta aseveración, salida del alma no  estábamos para ningún –Filandón- (cuyo nombre significa: “reunión alrededor del fuego, donde se contaban cuentos, se recitaban romances, se hacían chascarrillos y se bailaba con alegría”) ¡NO!... el tema  es más serio y con otros matices; pues “Luci” ha podido continuar “haciendo su vida”,  pero ello tuvo un antes y un después. Pues, no en vano alguien decía con buen criterio: “Un trauma es un acontecimiento brutal, que golpea a una persona y la desvía de su trayectoria vital. El impacto inicial es tan fuerte que sobrepasa los mecanismos de enfrentamiento, el camino de la vida súbitamente se bifurca… una muerte inesperada, un accidente, una enfermedad grave”.

-Pero “Luci” nunca se rindió; a base de empeño y fuerza de voluntad, sabía, que más tarde o temprano lo conseguiría.-

Y salió, por primera vez, a un mundo desconocido fuera de los límites de El Cerro, su pueblo, aunque era consciente de que la grave enfermedad física le impediría  encontrar trabajo fácil y pronto. Pero su único objetivo, el principal era el de “ser considerado, uno más de la sociedad”.

Y… bregó “lo suyo” para conseguirlo, en un periplo apasionante del que “narraré” una pequeña parte. Pues hacerlo de todo… “ni podría ser y sería imposible”. –Repartidor de periódicos ABC a domicilio en Barcelona, y cuando acababa era ayudante de pintor de “brocha gorda” y cundo busca “nuevas sensaciones” encuentra trabajo como peón albañil y ¡vive en el Barrio Gótico barcelonés! En la Pensión de la señora Pura, que le trataba como a un hijo, poniéndole de apodo “El Ministro de Salamanca” y le decía muchas veces… ¡Luci… vives mejor que un Ministro… y Luci, a su manera, reía satisfecho!

Después trabajo duro en el Ayuntamiento, haciendo lo que era mandado y ya, cuando “mejoró de posición” se compró una bicicleta plegable  para poder subirla a la terraza de la Pensión y poder hacer prácticas sin molestar. Y cuando ya supo “manejar”… una vez  se fue a ver a la Virgen de Santuario, haciendo 120 kilómetros entre ida y vuelta, ¡llegando a Barcelona con el culo “pelado”!

Cuando de repente y por una amistad; le hacen “utilero” de las categorías inferiores del RCD Español, adjuntándole la limpieza de las piscinas del albergue para extranjeros que había cerca de las pistas. Allí también le sucedió otro “imprevisto” cuando se amigo Carmela le pidió permiso para aparcar su-850- en las instalaciones deportivas del Club. Entonces Luci aprovechó la ocasión de hacer prácticas “a porrillo” y entrenándose para poderse sacar el permiso de conducir. Y LO CONSIGUIÓ.

… Tras una larga estancia en Barcelona, Luci, regresa hasta El Cerro y compra el-Viejo Molino del Aceite- y comienza personalmente con su restauración. Hoy, en día, ya está “arreglado y peripuesto” (también es Museo, que todo el mundo puede ir a ver) en él hay muchos “achiperres”, carteles, fotografías ¡hasta alguna de cuando Luci intentó ser torero! Un lugar rústico y muy original.

Me comenta Luci: “Cierto es que ha merecido la pena tanto trabajo pues de otra manera estaría en ruinas. Hoy es una reliquia. Y tengo que dar las gracias por el apoyo constante que he recibido en mí pueblo .Y aquí está, este –Viejo Molino- que… es mi vida.

--Luci recibió el pasado 23 de agosto pasado el –Gran Honor- de ser nombrado-Hijo Predilecto—de su pueblo, El Cerro. Estaba emocionado. Y ¡FELIZ!...

Alguien ha dicho: “La felicidad es el motor de cada hombre”… ¿Usted es feliz?... LUCI… ¿SÍ?

          “La felicidad es el proyecto más importante para cualquier ser humano. Ya nos lo dijo al principio Luci: “ESTA ES LA HISTORIA DE MI VIDA. DE LA CUAL ME SIENTO MUY ORGULLOSO”. Pues, eso.

            Esta ha sido una historia real de ESFUERZO Y TESÓN… “Qué puede ser contada al amor de la lumbre, a la sombra de la encina de la acacia o del viejo molino, al amanecer o al caer la tarde… a su manera. Una historia cargada de sentimientos arrancados de recuerdos y fruto de vivencias compartidas”… Una historia de personas singulares.  (Ustedes también tienen la suya).