Martes, 18 de diciembre de 2018

Desaconsejan retirar las garrapatas con los métodos tradicionales para evitar contagios

Se alimentan de sangre y se encuentran en el suelo, normalmente ocultas entre la hierba o los arbustos
La mayor parte de las especies de garrapatas están activas en los meses cálidos

La Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, desarrolla un conjunto de actividades para la prevención y el control de enfermedades transmitidas por garrapatas.

Se desaconseja la retirada de las garrapatas fijadas por los sistemas tradicionales (aceite, gasolina, cortarlas…), ya que han sido considerados de riesgo, facilitando el contagio de los patógenos que pudieran albergar. Por el contrario, se recomienda su retirada mediante pinzas de boca fina, preferentemente por profesionales sanitarios.

¿Qué son las garrapatas?

Son artrópodos, parásitos de un gran número de animales silvestres. También parasitan a los animales domésticos y de forma accidental pueden picar a los humanos. Todas las garrapatas se alimentan de sangre. Las garrapatas tienen varias fases en su ciclo vital, y pueden ser tan pequeñas como una cabeza de alfiler (las larvas) o tan grandes como una alubia (las hembras repletas de sangre).

¿Dónde se encuentran?

Las garrapatas se encuentran en el suelo, normalmente ocultas entre la hierba o los arbustos. Cada especie tiene diferentes preferencias de hábitat: unas son comunes en zonas boscosas, otras prefieren parajes abiertos, con dehesa o incluso matorrales secos y algunas se han adaptado a vivir en el interior de las madrigueras de sus hospedadores o en construcciones huma- nas, como en las perreras. Aunque la mayor parte de las especies de garrapatas están activas en los meses cálidos, desde la primavera hasta el otoño, algunas lo están también durante el invierno. Las temperaturas muy bajas provocan su falta de actividad, y las heladas intensas reducen mucho su población.

Enfermedades

Algunas garrapatas pueden estar infectadas con una amplia variedad de organismos patógenos, que son transmitidos durante el proceso de ingestión de sangre, junto con su saliva. En España, las enfermedades transmitidas por garrapatas más frecuentes son algunas rickettsiosis y la borreliosis de Lyme. Además, de forma ocasional se han descrito casos de anaplasmosis, babesiosis, tularemia y, como el fallecido en Ávila, fiebre de Crimea-Congo.

Recomendaciones

Utiliza manga larga y pantalón largo.

Evita las sandalias o calzado abierto y procura usar siempre botas cerradas con calcetines procurando que cubran la parte inferior de los pantalones.

Usa ropa de color claro ya que de esta forma será más fácil comprobar si hay alguna garrapata sobre ella.

Camina si es posible por la zona central de los caminos y evita el contacto con la vegetación circundante.

Evita sentarte en el suelo en las zonas con vegetación.

Utiliza repelentes autorizados y sigue siempre las indicaciones de uso de la etiqueta o folleto explicativo.

Si sales con tu animal de compañía recuerda que es conveniente que le apliques algún antiparasitario externo autorizado. Consulta con tu veterinario.

Revisa sobre todo las axilas, ingles, cabello, detrás de las rodillas, por dentro y fuera de las orejas, dentro del ombligo y alrededor de la cintura. 

Recuerda revisar también a tus mascotas.