Lunes, 20 de agosto de 2018

SATSE denuncia que la Gerencia de Atención Primaria cuelga el cartel de “no hay enfermeros”

El sindicato asegura que se está dando el caso de enfermeros que finalizan su guardia y son obligados a trabajar esa misma mañana
Una enfermera consulta su ordenador

SATSE Salamanca ha vuelto a denunciar este jueves la situación que se está produciendo este verano con los profesionales de enfermería en la Atención Primaria. Aseguran desde el sindicato que, ante la llamada de cualquier centro solicitando un enfermero para sustituir a otro profesional por vacaciones o permiso, la respuesta que se está dando desde el departamento de RRHH de la gerencia es “no hay sustitutos, hacedlo como podáis”. Esta falta de sustituciones ya está generando sobrecarga en los equipos de Atención Primaria sobre todo en las zonas rurales aunque no podemos descartar a los centros urbanos.

Según Óscar García, secretario provincial de SATSE, “nuestro sindicato lleva alertando desde hace meses de lo que podía suceder. No tiene ninguna lógica que la Gerencia disponga de las vacaciones de los enfermeros desde hace 3 meses y no se oferten paquetes vacacionales a los sustitutos desde junio hasta septiembre. Ante esta organización, estos enfermeros deciden aceptar ofertas de otras comunidades autónomas mucho más atractivas que les garantizan empleo incluso hasta el mes de octubre”

La sobrecarga del resto de profesionales que tienen que realizar estas coberturas genera un riesgo tanto para el profesional como para la calidad de la asistencia del usuario. Se está dando el caso de enfermeros que finalizan su guardia y son obligados por la Gerencia a trabajar esa misma mañana contraviniendo las sentencias del TSJ y las Directivas Europeas en cuanto a descanso postguardia de los mismos.

“La situación empeora año tras año y los enfermeros salmantinos emigran. La actualidad de los médicos será una realidad para enfermería en muy poco tiempo. La responsabilidad del gerente debe ser  cambiar esta política y dinamizar las contrataciones y si no sabe, no quiere o no le dejan, tendrá que dejar paso para que otros lo puedan llevar a cabo ya que la calidad de nuestros enfermeros merece responsables a su altura”, concluye Óscar García.