Sábado, 20 de octubre de 2018
Bracamonte al día

Los ‘Masterchef’ locales de las tortillas de patata participan en el original concurso de las fiestas de Villar de Gallimazo

El Centro Social acogía esta original actividad mientras en la plaza eran decenas las personas que participaban en la Yincana organizada por la Asociación Cultural La Corraliza
Villar de Gallimazo organizaba este viernes un original concurso de tortillas dentro del programa oficial de festejos
Que el famoso cocinero vasco David de Dios coloque a la tortilla de patata como “el origen del universo” ha quedado especialmente demostrado y con nivel durante la tarde noche de este viernes gracias al concurso que Villar de Gallimazo ha organizado con este típico plato como principal y único protagonista, que ya se encuentra dentro del ADN de nuestro país y porque no decirlo, de nuestro hogares.
 
Era un variado jurado el encargado de analizar minuciosamente cada una de las tortillas, mas cuajadas, menos cuajadas, con más cebolla o menos, con toques personales o no…platos protagonistas que los mismos vecinos han realizado con mimo en sus casas para presentarlos a este certamen incluido dentro de la programación oficial de festejos en honor a San Pedro Advincula.
 
Un exhaustivo análisis, seguido con especiales ganas por numerosos vecinos, entre los que se encontraban los propios participantes, y que consistía en una cata completa del plato y su posterior valoración de manera individual. Todo ello realizado en el Centro Social de la localidad y ante la curiosidad de un nutrido grupo de personas, quienes pudieron probar las diferentes tortillas presentadas a valoración, que no solo hicieron las delicias de quienes las probaron, sino también dieron verdad una vez más al dicho de este famoso cocinero.
 
Paralelamente y casi a la misma hora, la plaza se llenaba de gente para disfrutar con la Yincana infantil, para niños y padres, organizada por la Asociación Cultural ‘La Corraliza’ y en la que decenas de personas participaban en un original circuito en el que no faltaron pruebas de habilidad como trasladar un huevo en una cuchara llevada con la boca, la búsqueda de objetos en harina o unas originales ‘piñatas’ de globos rellenos de sorpresas, entre otras, y que hicieron las delicias de grandes y pequeños hasta la llegada de la noche.