Domingo, 12 de julio de 2020

Espacio Internacional de la Trashumancia

Globalidad de la trashumncia : el pastoreo movil y las culturas pastoriles

Contexto mundial - 1

A la hora de situar la trashumancia dentro de un escenario global, es importante analizar los puntos en común que tiene con respecto a otras formas de ganadería extensiva. Estas formas de uso del territorio están más extendidas en las llamadas “tierras marginales”: las zonas áridas , más extendidas, pero también las montañosas o subárticas. En todas encontramos grandes contrastes climáticos entre estaciones, ya sea en términos de temperatura  o  de  precipitación,  que  afectan  a  la  productividad  vegetal  (inestabilidad temporal), pero también grandes variaciones de productividad causadas por diferencias orográficas o de substrato (inestabilidad espacial). El ganado mostró, desde los comienzos de la ganadería en el Neolítico, tener la ventaja de la movilidad para responder a esa inestabilidad temporal y espacial (Zohary et al., 1998). Dependiendo de cuán predecible sea el ambiente variable en el que se encuentren, los pastores adoptan diferentes grados de movilidad. El nomadismo se aplica en áreas especialmente marginales, donde el pastor se especializa en averiguar (“leyendo” el ambiente que lo rodea o usando redes sociales de información) dónde va a haber un pico de recursos que resulte aprovechable. La trashumancia, por el contrario, aparece en ambientes de contrastes climáticos marcados, pero predecibles.

Trashumancia y nomadismo aparecen en todas las latitudes y en gran variedad de climas, aunque todos compartan la mencionada variabilidad de productividad vegetal y la misma racionalidad en su aprovechamiento que sigue los procesos naturales. En general, en todos los climas existen picos de productividad que ofrecen la mayor calidad forrajera. Éste es el caso de los pastos de la estación húmeda en el trópico, que ofrecen una calidad nutricional mucho mayor que las zonas refugio junto a los ríos, lo que justifica la coincidencia con la temporada de cría de tanto herbívoros domésticos como silvestres (Frank y McNaughton, 1998).  Pero lo mismo se aplica a los pastos de montaña de las zonas templadas, en contraste con los valles, o a la zona de la tundra utilizada por los pastores de renos en contraste con los refugios invernales en la taiga. En los desiertos, los pastores nómadas aprovechan los pastos de plantas de crecimiento rápido surgidos tras lluvias excepcionales, mientras que conocen bien los oasis en los que refugiarse en otras épocas.