Lunes, 9 de diciembre de 2019

Sinvergüenza

243

Me da igual que se llame Jordi, que Juan Carlos. Me es indiferente si se apellida Bárcenas o Borbón. No me importa si es político, Rey o empresario…

Todos ellos están unidos por un calificativo: “Sinvergüenza”.

Y ayudar a mantener el prestigio de un sinvergüenzas, te convierte en su cómplice, en su cooperador.

Me da igual que sea Presidente, periodista o juez. Quien calla, ampara. Quien calla, contribuye con el delito. Quien calla, traiciona.

Montoro o Sánchez, ¿qué más da?

Si, al menos, detrás de su silencio hubiera una acción judicial… Si, al menos, callaran lso nombres de los defraudadores, pero cargaran contra ellos…

Al final, perro no come perro. Sánchez no come Borbón, Presidente no come banquero.

Empieza a darme igual Pedro que Mariano.