Viernes, 21 de septiembre de 2018

El río dormido

El Tormes recupera su imagen de río sosegado y quieto a su paso por Salamanca. Sus aguas vuelven a dormir sobre la almohada de la pesquera que vigila el puente romano, y con la sangre de Almanzor en calma vuelven las barcas al embarcadero, al abrigo de la luz de Enrique Estevan (M. C.).  Fotos: Isabel Casado