Lunes, 24 de septiembre de 2018
La Sierra al día

Redescubriendo La Alberca

En el corazón de la Sierra de Francia se alza La Alberca, una localidad con historia, patrimonio y atractivo, pero sobre todo con carácter genuino

Carácter genuino. Es la mejor manera de definir La Alberca como destino para visitantes. Su atractivo es indudable para todo aquel viajero que termine recalando entre sus calles, con una amplísima oferta de servicios y actividades. Sus tradiciones, festejos, costumbres y gastronomía se han hecho hueco en la oferta turística nacional por derecho propio enmarcados en un conjunto arquitectónico de indudable valor histórico y artístico. Prueba de ello es el altísimo número de visitantes que recibe la localidad y su entorno a lo largo del año, siendo un destino muy recomendable para aquellos que busquen un destino de naturaleza, disfrutar de la particular gastronomía o participar en alguna de las numerosas fiestas que celebra la localidad a lo largo de todo el año. Sin embargo, La Alberca es más que una colección de eventos y servicios turísticos. La Alberca es tal y como se muestra todos los días del año. Sus habitantes cumplen con las tradiciones locales para preservarlas y su aspecto es tan pintoresco un domingo de agosto como un martes de febrero. 

Encanto en todos los rincones
Sin duda, uno de los mayores encantos de La Alberca es poder sumergirse en sus intrincadas calles y disfrutar de su particular arquitectura. Las construcciones serranas adquieren una de sus mayores expresiones en el trazado de calles albercano, en el que los visitantes pueden comprobar de primera mano como cada rincón de la localidad se procura mantener de la manera más cercana al original. Cada piedra colocada en la localidad es parte de su historia, de sus tradiciones. Esto resultó evidente en 1940, cuando fue el primer pueblo de España declarado Conjunto Histórico Artístico, siendo pionero en hacer de su historia un bien a conservar. Hoy en día, un paseo por las calles permite conocer de primera mano elementos que son testigos de otro tiempo, como escudos nobiliarios en los dinteles, todo ello sin olvidar los lugares que son de obligada visita, como la entrañable Plaza Mayor, La Puente y su bucólico entorno y la iglesia parroquial dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XVIII. Una estructura urbana similar a la de una judería, o incluso parecida a  los arrabales de Damasco. 

cada rincón de la localidad se procura mantener de la manera más cercana al original

Redescubriendo La Alberca
Es posible vivir la experiencia de La Alberca de un modo más genuino, más cercano. Desde del Ayuntamiento de la localidad recomiendan el conocer esos detalles de la localidad que no son tan evidentes a primera vista, pero que hacen de la localidad una experiencia única. Una de las maneras es a través de su historia. En La Alberca aún se conservan elementos que atestiguan que sus habitantes fueron cristianos, musulmanes y judíos a lo largo de su historia, haciendo más rico su legado gracias a la mezcla de las tres culturas más importantes de la península. O las numerosas fuentes que calman la sed de los sedientos y que también mantienen su aspecto original. Sin embargo, ninguno de estos lugares se conservaría si no fuera por los propios habitantes de la localidad, que son parte integral y dinámica de la historia y cultura albercanas. Visitar La Alberca es lo mismo que hablar con sus gentes,  conocer de primera mano cómo es vivir en un lugar lleno de tantas cosas por ofrecer. Por todo esto, La Alberca invita una vez más a todo el mundo a disfrutar al menos una vez de todo su encanto. Y si ya se ha visitado anteriormente, se aconseja cambiar la mirada de lo evidente para encontrar ese encanto está a la vista de todo el mundo y que harán de su estancia toda una experiencia de primer nivel

Oferta de senderismo
Si hay un tipo de turismo que ha tenido un gran auge en los últimos años, junto con el gastronómico, es sin duda el turismo activo de naturaleza. La Sierra de Francia ha apostado claramente por este tipo de oferta de ocio y tiempo libre. La zona posee algunas de las rutas más características de toda la provincia. Con dificultades que van desde un mero paseo circular de pocos kilómetros al exigente ascenso a la Peña de Francia. De entre todas las rutas destacan la GR-10, la Ruta de la Sierra de Francia. Este sendero conocido en Europa como E-7, atraviesa el Parque Natural de Las Batuecas - Sierra de Francia de este a oeste a lo largo de 48,5 km, pasando por localidades como Sotoserrano, Cepeda, Madroñal, Miranda del Castañar o la propia La Alberca. Otras rutas son menos ambiciosas, pero de igual calidad paisajística y natural, como el Camino de las Raíces, una ruta circular de unos 8 kilómetros de recorrido que tiene salida y llegada en La Alberca, visitando lugares emblemáticos de la zona como las ermitas de Majadas Viejas y la de San Marcos. Sin olvidar el sendero PR-SA14, que conecta Herguijuela de la Sierra con La Alberca. Es el antiguo camino usado por los peregrinos de Herguijuela para subir a la Peña de Francia. Su recorrido de unos 8 kilómetros también ofrece una gran variedad paisajística y de gran atractivo para todos los amantes de la naturaleza y de las largas caminatas.