Martes, 18 de diciembre de 2018

El programa de alojamiento compartido, un impulso a la convivencia intergeneracional

El objetivo de la iniciativa, en la que una persona mayor abre su vivienda a un estudiante a cambio de su compañía

El Programa de Alojamientos Compartidos entre Personas Mayores y Jóvenes Universitarios tiene como base la solidaridad entre generaciones

El Servicio de Asuntos Sociales de la Universidad de Salamanca ofrece un programa de Convivencia entre Jóvenes Universitarios y Personas Mayores, fruto de la colaboración entre la Gerencia de Servicios Sociales de Castilla y león, las universidades de Burgos, León, Salamanca y Valladolid y los ayuntamientos de Burgos, Palencia, Segovia, Soria y Valladolid.

La iniciativa surge con la intención de dar respuesta a las necesidades de compañía y apoyo de las personas mayores, como a las necesidades de alojamiento de los jóvenes universitarios durante el curso académico, favoreciendo la permanencia de la persona mayor en su entorno.

El objetivo del programa es facilitar el alojamiento a estudiantes universitarios en el domicilio de personas mayores, con el fin de promover la convivencia intergeneracional a través de la oferta de un alojamiento familiar a los universitarios como del acompañamiento a las personas mayores para evitar situaciones de soledad y aislamiento.

¿En qué consiste el programa?

El Programa de Alojamientos Compartidos entre Personas Mayores y Jóvenes Universitarios tiene como base la solidaridad entre generaciones que busca una convivencia basada en el diálogo y el mutuo respeto. La persona mayor ofrece al joven universitario alojamiento en su domicilio y este deberá ayudar en la realización de gestiones y otros apoyos, además de poder contar con su compañía. De esta forma, el estudiante puede disponer de un alojamiento adecuado con espacio propio, debiendo colaborar con la persona mayor en las tareas que ambos decidan y contribuyendo en los gastos que genere su estancia (agua, electricidad, manutención).

Asimismo, durante el periodo de convivencia, el personal especializado hará un seguimiento continuo que asegure una relación satisfactoria y enriquecedora. De hecho, previamente al inicio de la estancia, se concretan las condiciones que ambos consideren necesarias para que la experiencia resulte grata y beneficiosa. Tanto la persona mayor como el estudiante se han de comprometer a cumplir los compromisos que se acuerden sobre el régimen de convivencia, aceptando las condiciones del programa que se establece. Los interesados en participar deben cumplir una serie de requisitos y superar un proceso de selección para valorar su idoneidad.

¿Quiénes pueden participar?

El programa está dirigido a personas mayores de 60 años, que residan en Castilla y León y estén interesadas en iniciar un nuevo tipo de convivencia y compartir su experiencia con el estudiante; así como, a los estudiantes de las universidades públicas de Castilla y León que deseen aprender de las vivencias de las personas mayores y obtener con ello una oportunidad de crecimiento personal.

La evolución del programa, que inició su andadura en la Universidad de Salamanca en el curso 2005-2006, muestra como resultado de la convivencia entre personas mayores y jóvenes la creación de una relación entrañable dentro de un alojamiento que aporta un ambiente más familiar y de confianza. Las convivencias formalizadas han ido incrementando cada año, pero lo más importante que se ha logrado es la satisfacción de las personas que han participado en esta experiencia.