Viernes, 17 de agosto de 2018

¡Un brindis por la vida!

“La vida no tiene que ser perfecta para ser maravillosa”, Con esta reflexión de La Cenicienta quiero hoy acercarme a vosotros y llegar así a la conclusión de que hay que aceptar los retos que se van poniendo en nuestro camino, con actitud alegre y de aceptación positiva. De esta manera podemos aprender a celebrar la vida y utilizarla a nuestro favor; aunque no sea perfecta, debemos saber que aun así es algo por lo que vale la pena seguir luchando.

Este año nos hemos reencontrado de nuevo en ‘Lucha de Titanes’, un evento organizado por la Asociación Taiping, por cuarta vez ya, con el principal objetivo de transmitir energía positiva a través del taichí. Empezó para dar ánimo a los niños con cáncer, los primeros titanes a los que se dirigió este evento, pero se ha ampliado a otras enfermedades y a otros titanes de mayor edad. Porque siempre hay personas cercanas a las que queremos y queremos demostrar que no están solas, queremos que sepan que nos tienen cerca, y nuestra disposición de tenderles una mano siempre. Ninguno estamos preparados para recibir y afrontar una mala noticia relacionada con la salud, sobre todo si se trata de enfermedades muy destructivas. Estas enfermedades nos enseñan un futuro incierto, pero consuela saber que hay quienes salen adelante con todavía muchos más retos.

En esta ocasión, como también en las anteriores, hemos compartido además de la energía y el apoyo, la lucha diaria, las ganas de vivir y el agradecimiento de los protagonistas y sus familias. Este evento va madurando y a mi entender convirtiéndose en un canto a la vida.

Este año me he vuelto a emocionar. Hemos vivido momentos inolvidables y especiales, como escuchar a uno de los niños contar su experiencia sobre la enfermedad, el agradecimiento de las madres y el apoyo de los grandes amigos. Yo creo que estos pequeños y en general nuestros titanes, los no tan pequeños también, son héroes por su valentía, por su capacidad de actuar y de algún modo, por construir su felicidad, ya que son ellos los primeros en alegrarte el día a pesar de su grave enfermedad y de su lucha diaria. 

Existen miles de maneras de demostrar nuestro ánimo a las personas que necesitan más que nunca de nuestro apoyo: una simple mirada, un gesto, una llamada, un abrazo o simplemente escribiendo un pequeño artículo como este. Este artículo está dedicado a todas estas personas que no se resignan y luchan cada día por superar una grave enfermedad, y a sus familias. Va por ellos ¡un brindis por la vida!