Viernes, 17 de agosto de 2018

Enrique Viloria publica ‘Apocalipsis bolivariano’, un duro alegato contra el régimen de Maduro

El escritor venezolano, colaborador de SALAMANCArtv AL DÍA, recopila 65 artículos sobre la dramática situación de su país

El escritor Enrique Viloria con su libro. Foto de Jacqueline Alencar

Hace más de un año que Enrique Viloria Vera (Caracas, 1950) se ha radicado en Salamanca. Aquí participa en encuentros poéticos, en charlas jurídicas y económicas en la Universidad de Salamanca… También publica en revistas literarias españolas y es colaborador de SALAMANCArtv AL DÍA, con su blog titulado ‘Como en botica’.

Viloria, profesor jubilado de la Universidad Metropolitana de Caracas y autor de más de cien libros en diversas áreas, ahora acaba de publicar, bajo el sello editorial de la madrileña editorial Betania, uno de sus libros más desgarradores, ‘Apocalipsis Bolivariano’, donde acopia 65 textos publicados previamente en portales digitales de América Latina. Él mismo lo corrobora en su introducción: “Este es el séptimo libro de una saga que nunca hubiera deseado escribir, es la triste y dramática historia de la destrucción de un país, mi país, por parte de los cabecillas de un depredador socialismo del siglo XXI, quienes —amparados en una utópica y decimonónica Revolución Bolivariana—, transformaron una otrora Venezuela próspera y boyante en una pobre nación del IV mundo, en un país para saquear y enriquecerse a costa de los recursos de todos los venezolanos”.

Para tener una idea del conjunto de sus reflexiones, que tienen un marcado tono tragicómico según el propio autor, aquí mencionamos algunas de ellas: ‘Plegaria de un Venezolano en la Indigencia’, ‘Nuevos Bonos Maduristas’, ‘Diplomacia bolivariana: del Insulto al Puñetazo’, ‘La Revolución de los Peores’,  ‘Misión Navidad Feliz’, ‘Patéala… Patéala… Todo Honor y Toda Gloria’, ‘Pobre Perrito Escuálido’, ‘Ofrendas al Dios Bolivariano’, ‘¡Un País para Saquear!’, ‘Barbas Rojas en Remojo’, ‘¡A Sablazo Limpio!’, ‘Catalán Maduro Vs. Maduro Catalán’, ‘¡Tramposería Sale! ¡La Mentira También!’, ‘Verdugos Bolivarianos’, ‘Fuerte y Solidario Abrazo Rojo-Rojito’, ‘Ira Bolivariana’, ‘Mataron la Risa y la Alegría… Estatizaron la Felicidad’, ‘¡Paredón! ¡Paredón!’, ‘Ratas en el Menú de los Privados de Libertad en Socialismo’ o ‘¡Socorro! ¡Socorro!’, entre otros hasta sumar sesenta y cinco artículos breves y punzantes.

El polígrafo venezolano aprovecha su introducción para expresar un triple agradecimiento: “A mis lectores, quienes en legítimo uso de la inalienable libertad de expresión, celebraron o criticaron los centenares de artículos que, en tono tragicómico, de respetuoso humor, vengo escribiendo regularmente desde 2006; A los directores de los portales electrónicos: noticierodigital.com, analítica.com, venexuela.com, Ideas de Babel, entre otros, quienes han acogido —sin tapujos ni cortapisas— estos provocadores textos. Y, finalmente, a mis amigos que solidariamente se han sumado con sus prólogos, epílogos y textos de contraportada a este proyecto escritural de denuncia de la ignominia, la injusticia y la ineficiencia de nuestros revolucionarios de comiquita. En este caso, a mi dilecto amigo Randy Brewer por su enjundioso texto y a Felipe Lázaro, director de la Editorial Betania por acoger el libro en su muy distinguida colección de ensayos”.

Precisamente, es el jurista e historiador Allan R. Brewer-Carías, Premio Nacional de Ciencias Sociales  de Venezuela (1982), quien firma un amplio y enjundioso prólogo, que culmina con la siguiente valoración: “Este nuevo libro de nuestro admirado amigo Enrique Viloria Vera, donde recoge sus últimos artículos sobre la tragedia institucional venezolana,  indudablemente muestran en todo su contorno el apocalipsis de un régimen que ya está en estado de apoptosis, y con los días contados. Los venezolanos tenemos que agradecerle su permanente empeño en denunciar esa situación, particularmente por la audición que tienen sus trabajos en España, donde la causa venezolana es la causa de todos los españoles, con excepción de aquellos insensatos que pretenden destruir su propio país…”.