Lunes, 20 de agosto de 2018

La Diputación invertirá 8,1 millones en 91 kilómetros de carreteras

Destacan los 925.000 euros de la DSA-241 de Los Santos a San Esteban y otros 900.000 del tramo de Sepulcro Hilario a Yecla de Yeltes

El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, y el diputado de Fomento, Carlos García Sierra, anunciaron estas inversiones de la institución provincial

El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, y el diputado de Fomento, Carlos García Sierra, han presentado el Plan de Carreteras 2018 que recoge una inversión de 8.125.000 euros en 21 actuaciones correspondientes a 91 kilómetros. Una partida de 8,1 millones a la que se suman otros cinco destinados a la conservación y mantenimiento de las carreteras provinciales, ha explicado Iglesias.

Por el volumen de inversión, destacan los 925.000 destinados al ensanche y refuerzo de la DSA-241, en la segunda fase, de Los Santos a La Fuente de San Esteban, los 900.000 para el arreglo de la DSA- 342, en el tramo de Sepulcro Hilario a Yecla de Yeltes; 700.000 euros para reforzar el firme de la DSA-307 de Tamames a San Muñoz; otros 600.000 euros para la DSA-270 de La Alberca a Sotoserrano o los 550.000 euros para la DSA-206 a Monterrubio de la Sierra. Asimismo, el presidente recordó que en breve comenzarán las obras, del plan anterior, para el arreglo de la carretera entre Vistahermosa y Matilla de los Caños, con 2,7 millones de euros para más de 21 kilómetros.

El presidente de la institución provincial ha remarcado la importancia de este Plan de Carreteras, que se llevará al próximo pleno provincial, por lo que supone para crear oportunidades en las zonas rurales. “La mejora de las comunicaciones es uno de los objetivos fundamentales de la política de la Diputación”, afirmando que la inversión se produce totalmente con fondos propios de la institución provincial.

Con una red de carreteras de más de 2.300 kilómetros, Javier Iglesias destacó que el plan nace de acuerdo, “tras conocer el estado de las vías y escuchar a los alcaldes”, priorizando las obras en las zonas más periféricas  “y llegando a sitios hasta ahora impensables”.