Jueves, 13 de agosto de 2020

La cuestión Palestina, vista por Oramey Ali

 

 

 

Cedo mi columna a Oraney Ali, licenciado en Derecho por la Universidad Federico II de Nápoles y activista del Movimiento de Liberación de Palestina. Él escribe artículos políticos en periódicos como Il Mattino di Napoli. Esta reflexión sobre su patria, escrita en italiano, ha sido traducida por la hispanista Stefania Di Leo, directora del Circolo Letterario Napoletano.

 

***

 

Durante los últimos 42 años, para nosotros, los palestinos, el 30 de marzo siempre sido un día muy importante porque celebramos el "Día de la Tierra", donde conmemoramos la protesta en Galilea contra la confiscación de tierras palestinas por parte del Estado de Israel; celebración de identidad y unidad, personas y el recuerdo de su lucha contra la ocupación, que denuncia crímenes contra la libertad y la autodeterminación.

 

Este año, este aniversario tiene un significado especial, porque los acontecimientos de los últimos meses han devuelto la causa palestina a la atención de la comunidad internacional. El pasado 6 de diciembre Trump con su declaración para reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, reavivó el centro de atención en el olvidado conflicto israelí-palestino, oscurecido en los últimos tiempos.

 

Le hizo un regalo al sionismo que siempre está en busca de legitimidad a sus aspiraciones de ocupar toda Palestina en la toma de Jerusalén, la capital eterna del Estado judío. De hecho, a reconocer a Jerusalén como capital de Israel también significa reconocer la anexión de los asentamientos israelíes cerca de Jerusalén, y por lo tanto los otros asentamientos israelíes en Cisjordania a pesar de que se consideran con razón ilegal por parte de la comunidad internacional, ya que son una violación de cuarto Convenio de Ginebra, que prohíbe a la potencia ocupante transferir parte de su población en el territorio ocupado. Pero si Israel anexó Jerusalén, que es la única responsable de un tercio de Cisjordania, y tierras expropiadas para la construcción de asentamientos en Cisjordania restante, significa que en la segunda mitad de futuras negociaciones con los palestinos, nos estaría concediendo muy poco y, de hecho, se suprimiría la idea de la constitución de dos Estados según lo establecido en la resolución 181.

Todo esto no es fantapolítica, pero desafortunadamente son predicciones muy confiables desde el primer día de enero, así como se nota a través del Likud (partido del primer ministro israelí Netanyahu). Han votado casi unánimemente (1499 votos a favor en contra 1) un documento que compromete a los diputados del Likud, para aprobar las leyes del parlamento israelí (knesset), una ley sobre la anexión al estado judío de asentamientos en Cisjordania, que seguramente puede contar con el apoyo del partido xenófobo de extrema derecha, Baituna, y los partidos religiosos que representan el lobby de los colonos. La declaración de Trump también fue un regalo para el sionismo porque ayuda,a que la opinión pública internacional, acepte que Jerusalén sea la capital de Israel.

 

Además, la declaración de Trump fue un regalo personal para Netanyahu, que había estado bajo constante presión del poder judicial durante meses acusado de corrupción, y que, en julio pasado, sufrió una fuerte derrota política y una imagen con la victoriosa protesta de los palestinos de Jerusalén Este que logró sacar los detectores de metal de la entrada de la mezquita Al Aqsa. La declaración de Trump ayudó a aclarar, porque con ella Estados Unidos salió a la luz, mostraron a todos su verdadero rostro, el de los mediadores partidistas en el proceso de negociación, y lo mostraron también a los palestinos que tenían cree en el proceso de paz liderado por Estados Unidos. Esta declaración de Trump muestra que los Estados Unidos en todos estos años nunca han desempeñado el papel de mediadores imparciales, sino el de los patrocinadores de la política de colonización y ocupación de Israel, y como alguien ha dicho, "de los abogados defensores de Israel".

 

No olvidemos que el Congreso de los Estados Unidos le dio al presidente Bill Clinton el mandato de patrocinar los acuerdos de Oslo y que el propio Clinton estableció una visión de la firma oficial de los acuerdos en el patio de la Casa Blanca el 13 de septiembre de 1993 con un sonriente Arafat le da la mano a Rabin, dejando a la historia una de las imágenes más significativas del siglo XX. Pero sigue siendo Clinton, dos años después, el 8 de noviembre de 1995 (olvidando que Jerusalén, de acuerdo con los acuerdos de Oslo de 1993, iba a ser objeto de futuras negociaciones junto con otros asuntos espinosos como el de los refugiados y, de acuerdo con la Resolución 181 del 1947, que prevé el establecimiento de un estado judío junto a un estado palestino, constituiría un corpus separatum bajo control internacional), firma la llamada Ley de la Embajada de Jerusalén aprobada por el Congreso con la cual, sustancialmente, los Estados Unidos reconocen de facto, con un hábil ejercicio retórico, Jerusalén como la capital de Israel («Estados Unidos lleva a cabo reuniones oficiales y otros asuntos en la ciudad de Jerusalén reconociendo de facto su condición de capital.

 

Otro mérito indiscutible de la declaración de Trump fue reavivar la protesta popular, dentro y fuera de la Palestina ocupada y la solidaridad internacional, con las numerosas manifestaciones que tuvieron lugar no solo en los territorios palestinos ocupados, sino también en los territorios árabes, islámicos y del West.

 

El "acuerdo del siglo" del presidente norteamericano surge de la necesidad de proteger los intereses estratégicos y económicos, principalmente de Arabia Saudita, Estados Unidos e Israel, cuyas diplomacias han comenzado durante meses a construir un frente común contra Irán. Estados Unidos, ya presente en el área con numerosos soldados en Siria, Irak y Líbano y bases militares en los países del Golfo, quiero fortalecer y legitimar la idea que también  Rusia está buscando un papel cada vez más importante en el Medio Oriente

 

Por lo tanto, Arabia Saudita, los Estados Unidos e Israel para cumplir con sus respectivos intereses económicos y estratégicos han decidido crear un frente común contra Irán pero también tratando de involucrar a otros países de la región (Egipto, Jordania, países del Golfo). Y para lograr este objetivo, el único camino a seguir es la normalización de las relaciones con Israel sabiendo que hay tres cosas que los israelíes no están dispuestos a aceptar, es decir 1) el establecimiento de un estado palestino en Cisjordania junto a Israel y más con la capital de Jerusalén Oriental ; 2) el estado del corpus separatum bajo el control internacional de Jerusalén porque quieren eliminar cualquier rastro de no pertenencia; 3) el regreso de los refugiados porque temen el estallido de la llamada bomba demográfica palestina.

Los emires de los países del Golfo irán a Washington en busca de la bendición estadounidense para proteger su posición como potencias económicas y socios estratégicas cuando sean la sede de importantes bases militares estadounidenses, contra los objetivos hegemónicos de Bin Salman que aspira a hacer Arabia Saudita con su proyecto futurista Neom, la única superpotencia en el área. Por lo tanto, incluso para los emires de los países del Golfo, la recepción en la Casa Blanca será una oportunidad para renovar alianzas y hacer nuevos acuerdos económicos, ciertamente no para discutir sobre Jerusalén y apoyar las legítimas demandas de los palestinos.

 


 

Es por eso que Abbas debe confirmar, de manera clara y decisiva, su no categórico al acuerdo del siglo y cuestionar solo a la ONU para decidir a la luz del derecho internacional no solo sobre Jerusalén, sino sobre toda la cuestión palestina, acondicionando así las posiciones de los otros países árabes.

 

Después de la reunión del Consejo Central palestino, Abbas participó en la conferencia de Al Azhar en Egipto (17 de enero), después de la cual, el 20 de febrero, pronunció un discurso ante el Consejo de Seguridad de la ONU en el que pidió una Conferencia de paz en Oriente Medio a mediados de 2018 con la tarea de establecer un mecanismo multilateral internacional que pueda resolver la cuestión palestina. Entonces Abbas fue a los países europeos individuales, pero ninguno de estos países se presentó como mediador. Nadie ha dicho que sí, pero nadie ha dicho que no, porque ninguno de estos países puede presionar a Israel porque carecen de las herramientas para presionar (como los fondos de los poderosos lobbies judíos estadounidenses) y ningún país puede ser un mediador sin el consentimiento de los estadounidenses. Trump ni siquiera se aparta un poco de su decisión, sino que la fortalece con la decisión de inaugurar la apertura de la embajada en Jerusalén el 14 de mayo.

 

Abu Mazen, sin embargo, parece estar tomando y sobre todo perdiendo el tiempo, con la esperanza de que los estadounidenses cambien algo, y es probable que Trump acepte la participación de otros mediadores con la condición de que en Estados Unidos sea decisiva  la elección de otros mediadores. Pero, en comparación, el soberano ya no será la legitimidad internacional, sino la negociación en la que prevalecerá una sola ley, que es la ley del más fuerte, es decir Israel.