Martes, 16 de octubre de 2018

“Pedimos a la Administración cierta flexibilidad ante los casos puntuales de tuberculosis”

Confiado en que se mantenga el presupuesto de la PAC destinado a España, lamenta la situación que atraviesan los productores de ovino de leche, que califica como “la peor de su historia” 
Juan Luis Delgado, presidente de Asaja Salamanca

Con el horizonte próximo de las negociaciones de la nueva PAC, ¿qué pide Asaja?

El principal objetivo es que no se reduzca el presupuesto, que no haya recortes como ha ocurrido en anteriores negociaciones. La PAC está ahí por una compensación a la renta, para asegurarnos que Europa produzca alimentos de calidad a un precio justo y se va olvidando, porque con cada nueva reforma, van disminuyendo las ayudas. Y es un problema, porque ahora en España el sector acapara apenas un 5% de la población y está cada vez más envejecido, por lo que vamos a quedar a expensas de terceros países. La PAC tiene que venir con el mismo presupuesto para España, después habrá que ver cómo se orienta a cultivos, ganadería, comarcas, provincias…, pero hay que partir de la misma cantidad.

¿España está en condiciones de presionar para mantener el mismo dinero?

España tiene que defender la PAC junto a otros países aliados como Francia o Italia, la lucha es norte-sur porque los intereses y formas de producción son diferentes. Tenemos bastantes posibilidades de hacer fuerza y contar también con otros como Alemania.

En el ámbito provincial, la sanidad de la cabaña ganadera mejora, aunque con un repunte de la tuberculosis bovina.

Sí, ha habido un repunte en Salamanca en el último año, pero en conjunto seguimos mejorando. El problema es que somos la provincia con más cabaña, con 600.000 cabezas de bovino, y hemos subido en tuberculosis. El esfuerzo de la Administración es grande, pero es mayor el que realizan los ganaderos, porque cuando tienen un positivo les limita económica y moralmente, porque es un trauma. En cuestiones de sanidad, Asaja pide que ante estos casos puntuales, que no tienen trascendencia, se busque alguna manera de flexibilidad.

¿El motivo hay que achacarlo a la fauna silvestre?

Las vías de transmisión son las que son, por exclusión no queda más que la fauna silvestre. Hemos pedido los datos que se realizan y no los tenemos, nos gustaría conocer qué porcentaje de incidencia hay en cada zona. No entendemos las causas de este repunte, hay explotaciones que en ocho años no han tenido positivos y ahora sí.

Y en cuanto al mercado, vacuno y porcino pasan por un buen momento.

El porcino mantiene buenos precios, con una montanera corta pero con un buen precio para el producto. De hecho, hay muchas iniciativas para poner en marcha granjas de porcino y me da miedo el descontrol que puede producirse y que se rompa el mercado, que entren especuladores a producir sin que sea su medio de vida, porque los paganos serán los que viven de su explotación. En cuanto al vacuno, estamos en un momento muy bueno salvando las dificultades que hemos tenido, pero los costes de producción son muy altos, cada vez más al alza. Si nos quitan la compensación de la PAC, sería una ruina total. Hay que reconocer que tenemos un mercado exterior que nos está ayudando, con un estatus sanitario que nos facilita la comercialización, pero no es la panacea. Muchos productores de vacuno somos arrendadores, con lo que parte de los beneficios se quedan en el camino.

Peor momento viene arrastrando el ovino, sin visos de remontar.

Atraviesa el peor momento de su historia. Como la Consejería no ponga en marcha herramientas, este sector va a la baja. Muchos ganaderos están dejando el ovino porque les toca poner dinero, se requieren inversiones muy altas que después no se ven compensadas, no compensa.

Y precios que no cubren los costes de producción.

Hay varios problemas que afectan al sector. La identificación de los productos porque, en el caso del ovino de leche, cualquier cosa es queso de mezcla, sin especificar las cantidades. Otro es el etiquetado, hay que exigir una trazabilidad que especifique el origen y sacrificio. Y los contratos con la industria láctea, se ponen de acuerdo y con los precios que pagan a los ganaderos no se cubren los costes de producción. Es ruinoso producir leche de oveja.

¿Motivos para el optimismo para los agricultores tras las últimas lluvias del invierno?

La situación se presenta mejor que la pasada campaña porque ha llovido. Aunque es cierto que llevamos un mes tarde, pero los cultivos de secano se presentan bien, pero nada hay garantizado porque un hielo o una ola de calor pueden dar al traste con la cosecha. Hay más problemas en los cultivos que ya tenían que estar sembrados, como la patata o la remolacha, porque esta situación puede alargarse.

“Hay explotaciones que en ocho años no han tenido tuberculosis y aparece ahora, no lo entendemos”

Los productores de patata, una campaña más, sin Interprofesional.

Hemos trabajado para que sea una realidad. Los productores de Asaja han firmado el acuerdo, es algo que no entendemos. Mientras no nos profesionalicemos el mercado no se estabilizará. Tenemos una gran calidad, en una provincia como ésta, productora de patata, pero luego en los lineales de los supermercados se vende la francesa, que se vende mejor, simplemente por la apariencia, está mejor presentada.

¿Qué le preocupa al presidente de Asaja Salamanca?

La constitución de las comunidades de regantes para los regadíos de agua subterránea. Hay un problema muy serio. Cada regante tenía la concesión de un pozo de agua subterránea para una parcela concreta. Ahora, la normativa considera que, por cuestiones medioambientales, hay que hacer rotaciones de cultivos, pero no se puede utilizar esa concesión de agua para otra parcela. Para esto se han puesto en marcha las comunidades de usuarios, que todos los pozos de una zona, con sus parcelas, se junten, pero también hay parcelas que no tienen concesión. Ahora tienen que preparar para sembrar y desconocen el agua del que disponen. Hasta ahora se ha venido haciendo mal porque la concesión era para una parcela determinada, pero se ha regado otra y han llegado sanciones.

¿Habrá algún día una sola OPA para defender el sector agroganadero?

Es muy difícil, pero si fuéramos sensatos y pensáramos en el sector sí sería posible. El problema es que no depende solo de uno.

Y el cooperativismo, ¿cómo se encuentra en Salamanca?

Estancado desde hace 20 años. Los productores no creen en las cooperativas, como tampoco en las organizaciones agrarias. Salamanca es una de las provincias con menos de la mitad de los agricultores afiliados a OPA’s.

Fotos: Alberto Martín