Jueves, 20 de septiembre de 2018

Si perdonas, vivirás

Resultado de imagen de IMÁGENES DE PERDÓN

J. L. Cortés dibujaba una viñeta en la que ponía de manifiesto el ser de Dios. En ella un ángel preguntaba a Dios: “Y tú, que nunca duermes, que vives desde toda la eternidad, ¿no te aburres? ¿qué haces todo el tiempo?” A lo que Dios respondía: “Yo amo y perdono”.  Efectivamente,  Dios ama y perdona: este es su oficio.

Los cristianos, en cada momento de nuestra vida, debemos descubrir el amor misericordioso del padre, y poder así amar también, a todos los hombres, especialmente a aquellos que más necesitan de nuestra ayuda.

El Dios de la revelación es un Dios misericordioso, y Cristo en quien Él se revela nos pide que seamos misericordiosos como nuestro Padre celestial.

La misericordia es el nombre bíblico del amor y del perdón. Del amor brota  sentir compasión, ser misericordioso, perdonar. Para que el amor sea misericordioso tiene que ser: gratuito, personal y entrañable. Cuando se ama de verdad, se ama simplemente y se busca el bien del otro. Y para que el perdón sea verdadero tiene que brotar desde el amor. Sin él no hay verdadera paz ni bienestar social.

El amor y el perdón, además de ser importantes y esenciales para nuestra vida, son temas que interesan o deben preocupar a los seres humanos. El perdón es una realidad que nos afecta a todos, porque, de alguna forma, siempre nos hieren o herimos. Sabemos que el perdón es una decisión de la voluntad y es, sobre todo, un proceso en el que entran en juego todas las facultades de la persona, aunque no todos lo vivamos de la misma manera. Para que el perdón sea efectivo, se requiere fortaleza, madurez y la gracia de Dios.

Cuando médicos y pacientes comprendan el poder curativo del amor y del perdón, habremos empezado a añadir a la medicina otra dimensión importante. Entonces, sólo entonces, estaremos realmente en el camino de la gloriosa revelación predicha por T. de Chardin en estas famosas palabras: “Algún día, después de haber dominado los vientos, las olas, las mareas, y la gravedad, utilizaremos, en honor de Dios, las energías del amor. Entonces, por segunda vez en la historia del mundo, el hombre habrá descubierto el fuego”. Es cierto, el amor y el perdón curan y sanan y son las mayores energías de que podemos disponer. Una de las peores enfermedades que nos afectan es la falta de amor. El amor es salud. El odio, el rencor, el resentimiento, la falta de perdón,  siempre nos enferman y nos causan muerte.

No podemos negar que en nuestro mundo hay amor y odio. El amor, muchas veces pasa desapercibido, en silencio, aunque, a la larga, siempre produce sus frutos. Sin embargo, el odio, el rencor, el resentimiento, se airean en los medios de comunicación, se perciben, se mascan, en la palabra y en el gesto. Cuando soplan los vientos del rencor, queda cierto hedor en el ambiente que acaba con la paz y la alegría de los hombres más valientes. “El odio, como dice P. Nieva, es como el forro sucio del perdón y como la avinagrada distancia de la que casi nunca se vuelve”.

Todos tenemos razones para perdonar y para no hacerlo. Da pena constatar el tiempo y energías que gastamos por no perdonar. ¡Cuánta vida se nos va en escarbar la herida y no olvidar lo sucedido! No vivimos en paz el momento presente porque no somos capaces de aparcar el pasado; por eso apenas disfrutamos de lo que vemos, oímos o sentimos y nuestra vida se convierte en un penar continuo y nos movemos entre la tristeza y el vacío, la inconstancia y el desaliento, el desasosiego y la muerte.

La mayoría de las personas, desearíamos perdonar, pero, a veces, nos falta motivación, fuerzas y la ayuda de alguien que nos eche una mano. Aunque vemos todas las ventajas que nos trae pasar  página, no nos decidimos a dar el paso, pues constatamos que queremos, pero no podemos.

La Cuaresma es un tiempo de gracia, propicio para perdonarse y perdonar a los otros. Si perdonas vivirás. Este es el título de unos de mis libros. Es cierto. Si perdonamos tendremos vida, pues el odio, el rencor, el resentimiento no nos deja permanecer en paz