Martes, 18 de septiembre de 2018

¿Usuarios o usados, qué somos?

Somos los usuarios de las redes sociales, los que tenemos tantos tantos amigos que somos incapaces de recordar sus nombres, los que en lugar de saludar en la calle a nuestros conocidos, les ponemos un mensaje para que sepan que nos hemos alegrado de verlos, los que a quienes nos mandan saludos porque son amigos de los amigos de nuestros amigos, les devolvemos besazos, para  que les conste nuestro inmenso cariño, los que nos sumamos a apoyar a todos sin necesidad de tener que agobiarlos arrimando el hombro, los que por solidaridad nos sumamos a defender todas las causas sin preguntarnos si son justas o injustas porque hay que arreglar el mundo, los que informamos de todo lo que nos han informado en el súper, en el bar o en el autobús a todo el mundo para  que nadie los engañe, los que enviamos tantas veces como  recibimos el audio de cualquier ocurrencia de nuestros políticos para que todos se rían y se vuelvan a reír de lo ya tan reído, los que contamos a gritos y en cualquier espacio público nuestras cosas para que todos compartan nuestras penas y nuestras alegrías, los que de mil amores corremos a gestionar los asuntos de los demás para que no tengan que perder tiempo en gestionarlos ellos, los que nos divertimos en la mesa del restaurante con el juego que acabamos de descargar gratis para que nuestros compañeros de mantel se desaburran aplaudiendo nuestras habilidades, los que volamos a enviar pésames y enhorabuenas porque si son felices, somos felices, y si sufren por algo, sufrimos por lo mismo, los que cada mañana lo dejamos todo para darles los buenos días a los que vamos a ver en diez minutos para que sepan que nunca están solos, los que nos envían sus buenas noches antes y después de meternos en la cama por si no nos hemos enterado, los que hemos hecho de nuestro fantástico móvil el ángel de la guarda que ponemos a nuestra cabecera sin desconectarlo porque son tantos los que se desviven por nosotros, los que nos quieren, los que nos cuidan, que los mensajes harán cola para decirnos que se anuncian lluvias y hay que coger el paraguas para no mojarnos, los que atrapados en esta red de hilos invisibles nos dejamos manipular, convencer, engañar, porque aunque nos creamos usuarios somos, simplemente, usados, los usados para que no pensemos, los usados para que opinemos lo que quieren que opinemos, los usados para que entendamos las cosas como quieren que las entendamos, los usados para que veamos pasar la vida orgullosos de los que nos usan y no descubramos su sucio juego hasta que no lo tengan ganado.