Viernes, 16 de noviembre de 2018

“El Lucía de Medrano quiere ser un centro de innovación educativa, excelencia y calidad”

75 años contemplan a un instituto que cuenta con 1.000 matriculados de 27 nacionalidades, aniversario que incluye jornada de puertas abiertas “para hacer partícipes a todos los salmantinos”
José Ángel Torijano, director del Lucía de Medrano, en su despacho

El IES Lucía de Medrano celebra este año su 75 aniversario (1943/2018). Miles de alumnos, centenares de profesores y personal han pasado por un centro, ‘el Lucía’, convertido en toda una referencia para Salamanca. Su director y profesor de Filosofía, José Ángel Torijano, destaca la calidad educativa de un centro con 1.000 alumnos de 27 nacionalidades diferentes.

¿Por qué se celebra este 75 aniversario?

Porque fue el 23 de abril de 1943 cuando se envió al ministro de Educación la petición para que el instituto se llamara Lucía de Medrano, ilustre catedrática salmantina. Era una sucesora del gran Nebrija, con grandes dotes de oratoria, de retórica y gramática enormes y no ha sido reconocida hasta hace muy poco como esa figura que es ‘docta puellae’, la niña doctora. De alguna manera, reivindica el papel de las mujeres en la cultura, muchas veces acallada y creo que es muy importante que nosotros le demos este nombre, como símbolo de equidad y de igualdad de género. Porque no solo ha sido un instituto femenino, después mixto y convertido en referencia para toda Salamanca. Previamente a 1943 era el Instituto Femenino y unos años antes existía con un nombre genérico, Instituto de Salamanca, y era el único centro donde podían estudiar las mujeres.

De instituto femenino a mixto en 1984 y se mantiene como referencia.

Así es, pasó a convertirse en centro mixto durante el curso 1984/85 y luchamos para que siga como referente, por eso luchamos. Tenemos un Bachillerato de Excelencia e Investigación en Idiomas que pretende dar a los alumnos la posibilidad de profundizar en un idioma sin tener que prescindir de la modalidad de Bachillerato que quieren hacer. Podemos tener un médico, un ingeniero, un filólogo con tres idiomas…no es necesario que especifiquemos o reduzcamos Bachillerato a una modalidad. Se pueden hacer todas las modalidades, pero se profundiza en los idiomas de una manera real.

¿Cómo afronta este año emblemático para el IES?

Con mucha responsabilidad por tener que representar a tantos y tantos directores y directoras que han pasado por aquí. Para mi especialidad, Filosofía, que Gustavo Bueno (1955-1960) haya sido director del ‘Lucía’ es un orgullo y en algunos momentos pienso que no sé si podré estar a la altura.

¿Qué destacaría del ‘Lucía’?

Antiguamente, para ser alumna, había que entrar con una puntuación determinada. Creo que hay respeto y disciplina, manejados hemos conseguido alcanzar unos índices de disciplina muy altos y, sobre todo, muy pocas incidencias.

¿Y de los docentes?

La vocación de los profesores es enorme, estamos muy preparados, el problema es que a veces hay que luchar contra muchos elementos, como las redes sociales, internet, falsas noticias…A veces, para un chaval no es atractivo el esfuerzo, la memorización, el trabajo, la motivación.

Un aniversario que el IES celebra con actividades variadas, incluida la visita del poeta Luis García Montero.

Para nosotros ha sido un privilegio contar con García Montero, es un referente mundial de las letras españolas. Es un verdadero lujo y también es acercar a un instituto público la figura relevante de un gran profesor y literato que ya se estudia en los libros de texto. Ha sido un punto de partida del 75 aniversario esencial.

Y una semana muy especial en abril.

En esa semana queremos hacer partícipes a todos los salmantinos y a todas las personas que han pasado por el centro. Celebraremos la Semana Cultural, del 23 al 28. Esa semana habrá jornada de puertas abiertas para que puedan venir a recordar su clase, del 24 al viernes 27 de abril. Todas las personas que quieran pueden inscribirse en un formulario habilitado en la web del instituto, lucia Es importante porque es un centro público que ha formado y lo sigue haciendo a extraordinarios ciudadanos y profesionales, hombres y mujeres. Abrimos las puertas para que se vea lo que hacemos. Tenemos siete intercambios internacionales, actividades para todos los alumnos y todos se implican, sin discriminación económica o social.

¿Cuántos alumnos hay matriculados?

Mil alumnos con 90 profesores, y 17 trabajadores como personal no docente. La responsabilidad es muy grande, pero la ilusión y tantas personas que han pasado por aquí anima a trabajar, porque hay muchas mujeres que han sido alumnas que ostentan cargos de responsabilidad.

¿Qué retos afronta el instituto?

A por los 100. Sin olvidar la tradición, pretendemos ser un centro de innovación educativa, buscar la excelencia y la calidad y, sobre todo, buscar una equidad. Tenemos 27 nacionalidades en el centro y queremos que haya integración y la posibilidad de que todo el mundo se sienta orgulloso de pertenecer al ‘Lucía’.

Muchas nacionalidades y ningún problema de integración.

Así es. Hemos tenido el caso concreto de una alumna que ha venido en el primer trimestre sin conocer el idioma y ahora está en segundo de la ESO recibiendo clases con normalidad. No hemos tenido ningún problema, ni incidencias a pesar de tantas procedencias. Buscamos siempre un plan de acogida para que se encuentren a gusto en el centro.

¿Cómo es el día a día de un director al frente de un centro con 1.000 alumnos?

Compagino las clases de Filosofía con la dirección y me encanta, para mí me sirve de recarga de pilas estar con los alumnos y dar clase. Empiezo a las 8.30 horas y acabar muy tarde.

¿Compensa?

Sí, porque mi equipo es lo mejor que tengo. Sin ellos, no podría estar aquí. Continuaremos otros cuatro años para seguir con los proyectos. Sin su apoyo, no hubiera seguido adelante como director. Soy profesor por vocación y me encanta la Filosofía y la docencia.