Sábado, 25 de enero de 2020

La Diputación y la Casa Santiago Uno ponen en marcha una novedosa Escuela Itinerante de Formación Profesional

Los ayuntamientos interesados podrán solicitar la presencia de los alumnos en sus municipios para desarrollar actividades de toda índole
El presidente de la Diputación ha visitado las instalaciones de la Escuela Santiago Uno. Foto: Alejandro López

La Diputación de Salamanca y la Casa Escuela Santiago Uno pondrán en marcha el próximo mes de marzo la denominada Escuela Itinerante de Formación Profesional con la que se facilitará que los alumnos puedan puedan llevar sus actividades a los pueblos de la provincia. La Salina aporta un total de 12.000 euros al convenio de colaboración que hoy ha sido presentado durante la visita que el presidente, Javier Iglesias, ha realizado a las instalaciones de la escuela acompañado por el director, Jesús Garrote, y por los diputados Eva Picado y José María Sánchez.

Javier Iglesias ha afirmado que con este convenio “queremos sumarnos al proyecto de la Casa Escuela Santiago Uno y hacer partícipes a todos los municipios de lo mucho y bueno que hacen estos chicos”. Ha destacado que los alumnos tienen grandes habilidades y un potencial enorme que, a través de este acuerdo, ahora se pone a disposición de los pueblos de Salamanca. Con ello, ha asegurado el presidente de la Diputación, “conseguimos que el resto de la provincia pueda visualizar el esfuerzo y la ilusión que tienen los chicos por salir adelante y también les ofrecemos una oportunidad de socialización, queremos acercarnos a los chicos y queremos acercarlos a la provincia”.

La forma de desarrollar este convenio se hará a través de los ayuntamientos, que podrán solicitar a la Diputación la presencia de los alumnos en sus municipios para desarrollar actividades de toda índole, desde talleres de circo, de grabación de cine, de radio, rutas botánicas, observación de aves, huertos ecológicos, cestería, apicultura, poda, taller de especies protegidas, mantenimiento de jardines o mejora de infraestructuras. 

Por parte de los municipios, el trabajo que se realice ha de ser compartido con colectivos o vecinos del municipio, que ayudarán y colaborarán con los trabajos que realicen los alumnos de la Escuela Santiago Uno. De este modo, los chicos de la escuela aportan a la comunidad rural enseñanzas, saber hacer y trabajo y la comunidad rural, con quien convivirán, les ayuda a socializar, a desarrollar sus potencialidades, a vivir un nuevo incentivo. Es una forma muy novedosa de trabajar, una colaboración social de la que todos se benefician y en la que ambas partes aprenden.

El director de la Escuela Santiago Uno, Jesús Garrote, ha indicado que “llevamos tiempo trabajando en los pueblos de Castilla y León y lo que queremos es poner a disposición de la población la formación profesional de nuestros alumnos y también las actividades de animación sociocultural. El objetivo es poder ir a los pueblos y dedicar una mañana a distintas actividades y que también los mayores nos enseñen oficios perdidos y terminar con un espectáculo de circo, por ejemplo”.

Actualmente, la Casa Escuela Santiago Uno ofrece diferentes ciclos de Formación Profesional a más de 600 alumnos, y cuenta con alrededor de 150 internos en sus viviendas hogar. Las edades de los chicos a los que atiende rondan entre los 12 y los 18 años.

Fotografías: Alejandro López

Ver más imágenes: