Miércoles, 15 de agosto de 2018

Cartas de los lectores

¿Tan mal estamos?

¿España está paralizada? Creo que no, por lo menos no como algunos lo predican y les gustaría.

Todas las naciones europeas padecen problemas, España también, la crisis la dejo tiritando. Y encima sea unido un problema de paletos separatistas que nos obliga a correr tras unos pollos montaraces sin cabezas, gastando fuerzas y recursos económicos que podrían destinarse a mejor fin.

Pero algo raro está sucediendo, porque este país paralizado no para de las buenas noticias. ¿No será que algunos quieren que verdaderamente se paralice? Hace unos días el país supuestamente parado nos dio varias sorpresas. La prima de riesgo, que en 2012 superaba los 560 puntos, cayó a solo 88. Las agencias internacionales de riesgo devolvió la clasificación de notable a la economía española. Este país paralizado se convirtió en 2017 en el segundo más visitado del mundo.

Qué extraña circunstancia que 82 millones de turistas quisieron pasar sus vacaciones en este penoso lugar, 8.9% más que el año anterior. Los derrotistas que quieren la ruina, dirán que es un “turismo de mochila y chancleta”. Pero no parece: el gasto de esos visitantes aumento un 12.4%. Y no será porque los precios están bajos. Este país lento es uno de los países más seguros del mundo, en 2017 se ha intervenido el 40% de la cocaína y el 70% de hachís de toda Europa. “Ya sabemos que algunos no les gusta que se intervenga esta porquería, que mata”.

El país paralizado lleva tres años creciendo por encima del 3%. Italia no llega ni al 1% en dos de esos ejercicios, Inglaterra se estima en un 1.8% en 2017. Desde 2013 en España donde no se hace nada, ha creado 1.4 millones de empleos. También se ha saneado la banca pública. (Las cajas de ahorros, la de las cartillitas). Las multinacionales españolas marcan record de negocios en el mundo. En el país paralizado la justicia actúa contra la corrupción, y lo hace de manera más activa que en países vecinos, aunque tarde se está juzgando las mordidas de Convergencia, está saliendo  a la luz el chapapote del PP valenciano, las corruptelas del PNV en Álava, en Andalucía se juzga el mayor latrocinio de la historia, los ERE del PSOE.

Este país parado se ha ocupado de derrotar a los golpistas de una región de España. Lo ha hecho sin violencia con la ley y de acuerdo de los tres grandes partidos, “a pesar de los errores cometidos por parte de los tres”. España, parada, tiene una democracia solida “que algunos se la quieren cargar” pero no podrán. Con un Jefe de Estado, Felipe VI con una extraordinaria valoración, fuera y dentro de este país.

Este país paralizado tiene sus problemas, como el demográfico y el de la deuda, pero funciona perfectamente. Su sanidad pública y privada que se complementan, es muy buena. Lástima que no sea igual en educación. Las calles son seguras, con una actividad vital que es el reverso de un lugar paralizado.

Pero algunos derrotistas miopes o con maldad, predican la paralización culpando al Gobierno y los partidos, “o sea a los políticos”, sin decir que sobran más de la mitad. Como la maldad no tiene límites, se olvidan que lo que mueve a un país es ante todo su sociedad civil, su gente y sus empresas.

Y los que sobran aparte de la mitad de los políticos, esos pregoneros de pantalla y micrófono fácil, todo está mal, la crítica destructiva.

Pero mira por donde, a lo mejor tenemos los españoles una buena noticia que nos solucione todos los problemas. Existen unos comunicadores (no les voy a llamar pregoneros) porque como saben tanto, van para políticos, supongo que como tienen todas las soluciones “desde la barrera” fundaran un partido político para que les voten y salten al ruedo, y solucionen todos los problemas de los españoles.

Y como no me escondo, me refiero a D. Federico Jiménez Losantos y D. Pedro J. Ramírez. Seguro que se unirá algún comunicador mas a ellos, pero no muchos, a lo mejor a quien votaba el Sr. Los Santos, Rosa Diez. “de triste recuerdo de que se habla, que me opongo”…