Martes, 23 de octubre de 2018

Residencia para mayores Arapiles: bienestar, salud y calidad de vida

Ubicados en la carretera de Béjar, en el término municipal de Miranda de Azán y a tan solo 5 minutos del centro de la capital salmantina

Rodeados de 20.000 metros cuadrados de jardines y en plena naturaleza, la Residencia para mayores Arapiles ofrece a sus residentes condiciones idóneas de higiene, relax, bienestar y salud con unas instalaciones que constituyen el marco ideal para la atención individualizada y un equipo humano avalado con una gran vocación y trayectoria profesional.

El objetivo con el que trabajan día a día es el de asegurar una convivencia idónea y que cada residente se sienta como en su propia casa. Sus valores se basan en proporcionar un servicio de referencia basada en el afecto y la calidad que protege el sentido de integridad personal, para preservar la identidad, la privacidad, la individualidad y la intimidad del residente.

Disponen de un lugar de tertulia, una sede de juegos de mesa para fomentar el tiempo libre, donde juntos disfrutan de diferentes actividades lúdicas como bingo, talleres y manualidades, campeonatos y bailes, además de capilla para los residentes.

Atención completa

En la Residencia Arapiles es primordial una completa atención médica y clínica tanto para personas válidas como asistidas a cargo de un completísimo equipo médico de auxiliares dirigidos por un médico interno de reconocido prestigio.

Asímismo, prestan especial atención a los residentes que tienen demencia senil o problemas psicogeriátricos y enfermos de Alzheimer. Además, cuentan con un servicio médico compuesto por un médico de medicina general, un psiquiatra, así como A.T.S., un nutricionista, un fisioterapeuta y auxiliares de clínica, que tratan de cumplir un lema fundamental que han hecho nuestro: ‘Curar deleitando’. La zona de rehabilitación cuenta con las dotaciones más modernas de hidroterapia, mecanoterapia, poleoterapia y electroterapia.

Por su parte, las habitaciones están equipadas con control informático mediante sensores de llamado y comunicación con el puesto de control permanente. Un lujo y las mejores condiciones para lograr que la calidad de vida de los pacientes sea una realidad. La experiencia que garantiza el bienestar.