Jueves, 18 de octubre de 2018

La presa de Yecla, de nuevo en el punto de mira

En los últimos días ha corrido como la pólvora por internet una petición de firmas para detener la demolición de la presa de Yecla de Yeltes, ubicada en el río Huebra (dejo por aquí el enlace).

Y es que, parece que la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) vuelve a tener en el punto de mira a este pequeño embalse, que ya intentó derribar en 2011, echándose finalmente atrás debido a la presión vecinal, opuesta a la demolición.

Entonces, la CHD había incluido el derribo de la presa dentro del proyecto de Estrategia Nacional de Restauración de Ríos, hecho que motivó la visita de varios técnicos de la Confederación duriense a las instalaciones de la presa, llegando a realizar en 2011 algunos agujeros en el dique ubicado junto a las compuertas, previsiblemente para llevar a cabo una voladura más adelante.

Sin embargo, finalmente se paralizó el proyecto, pero la CHD no se olvidó de esta presa. Así, en enero de 2016 procedió a sellar las compuertas de la misma, dejándolas abiertas permanentemente, lo que ha conllevado el lógico descenso del nivel de agua embalsada, ya que no puede retener el agua que, con las compuertas cerradas, podría mantener embalsada.

Como consecuencia del sellado para inutilizar las compuertas de la presa por parte de la Confederación Hidrográfica del Duero, en agosto de 2016 se registró una alta mortandad en este tramo del río Huebra, debido a que la bajada del nivel de agua de la presa conllevó un descenso del oxígeno disponible para los peces y la muerte de muchos de ellos por este motivo.

De esta manera, se puede decir que la CHD se echó atrás en 2011 en la demolición, pero sí ha dado pasos para que la presa de Yecla quede con la menor utilidad posible y no pueda apenas retener agua, considerando que, presumiblemente, esto allanará el camino para su derribo.

Poco le ha interesado a esta institución con sede en Valladolid la utilidad que ha venido dando a los ganaderos de la zona el agua de la presa en épocas de sequía, la utilidad que podría tener para los helicópteros en caso de incendios en la zona, o los beneficios que comporta para la práctica de la pesca deportiva.

En todo caso, me parece especialmente grave el motivo aducido para la demolición, que es la supuesta restauración del río, aunque para ello parece que la CHD no tiene en cuenta que actualmente, el río Huebra ya posee un ecosistema natural creado en el entorno de la presa de Yecla, y que, por tanto, alterar el régimen hidráulico del río en este punto conlleva consecuencias para la fauna y la flora, que se encuentran acostumbradas a la actual situación.

Por ello, me parece un despropósito que, para supuestamente restaurar el río, quieran alterar el actual ecosistema del mismo y perjudicar a los ganaderos y pescadores de la zona, así como a la flora y la fauna. Sin duda, la mortandad de peces del verano de 2016 fue todo un aviso de la mala praxis de la CHD en lo concerniente a esta presa, que parece querer derribar a toda costa. ¿Tanto les molesta la presa de Yecla?