Sábado, 17 de agosto de 2019

El convento de San Esteban y la Teología

Bendita sea para siempre Comunidad tan fecunda y bendito sea el Señor, que la colocó en su Iglesia para mantener la fe y desterrar la ignorancia.

Bendición de Urbano VIII al convento de San Estaban

La gracia no anula la naturaleza, sino que la perfecciona; de ahí que convenga que la razón natural esté al servicio de la fe…

Los argumentos de la razón humana no alcanzan a demostrar las verdades de la fe; pero, sin embargo, de los artículos revelados deduce esta doctrina otras verdades.

Santo Tomás de Aquino.

Hemos venido dedicando, en esta última semana de diciembre, una pequeña reseña a Don Miguel de Unamuno y su relación con los dominicos de Salamanca, tendrá que esperar para otra ocasión. En esta entrada, queremos hacer memoria de la importancia del convento de San Esteban en la enseñanza de la Teología, hemos cambiado al organizar y preparar una visita para unos amigos al convento. Es de justicia, son los primeros que establecieron en Salamanca el Estudio de la misma, el 26 de diciembre del año 1947, fiesta de su titular, se inauguraba oficialmente la Facultad de Teología, concedida el 15 de noviembre por Pío XII.  Con lo que en esta semana se cumplen los 70 años de su inauguración, como dominico y alumno de Teología de su Escuela, me he sentido en la obligación de hacer memoria de la importancia de estos estudios en la ciudad.

Estudiar Teología, no es aprender un oficio, sino querer entender la fe. La misma, en cuanto acto, pertenece a la existencia del “estar-en-el-mundo”; pero en cuanto acto de fe, trasciende esa existencia asumiéndola en otra interpretación de la realidad: El mundo de Dios. Por tanto, el conocimiento de fe es en definitiva el conocimiento del mundo del hombre como mundo de Dios. La razón y la fe han estado siempre juntas en nuestra cultura en un diálogo incesante, siempre en un empeño de encontrar el sentido último de nuestra existencia. Desde ese diálogo fructífero se han escrito grandes páginas en la literatura Occidental, desde Kant a Heidegger son muchos los autores, destacamos: Erasmo Cervantes, Dostoievski, Chesterton Unamuno, Lewis, Sábato o Francisco Ayala, biólogo y uno de los mayores especialistas en evolución humana, estudiante y fraile en el convento de San Esteban.

Los dominicos se establecen en Salamanca hacia el año 1222 – 1224, atraídos por la  fundación de la Universidad de Salamanca en 1218. Santo Domingo envió a sus frailes a formarse y a predicar a las más destacadas universidades europeas. Al llegar a Salamanca, se asientan en el barrio mozárabe extramuros, estableciendo su convento junto San Juan el Blanco. En 1256, se trasladan a la iglesia románica de San Esteban, con todo su cementerio y posesiones contiguas, cedida también por el Obispo y Cabildo de la ciudad. En el capítulo de Barcelona de 1299, se creará el Estudio General de la provincia de España, que se establecerá en el convento de San Esteban de Salamanca para el estudio de la Teología. En el mismo serán asignados como Doctores a Fr. Nicolás de Salamanca, Fr Roderico Sancho y Fray Pedro de Zamora, siendo modelo y base en la fundación de muchas Universidades de América.

Unos años después, en 1381, se establecerá en la Universidad de Salamanca la Facultad de Teología por el cardenal Pedro de Luna, que contará con la ayuda de dos centros teológicos importantes: los Estudios de San Esteban y de San Francisco. Los dominicos estarán presentes en la misma desde su fundación, ya que de las cuatro cátedras de Teología, dos de ellas estarán a cargo de los frailes de San Esteban, la de Prima y la de Vísperas. Su contribución será muy importante, ya que San Esteban no solo contribuirá con profesores y estudiantes, será importante por sus importantes aportaciones hasta su exclaustración en 1835, así como la contribución de su Colegio de Teología.  Por sus aulas pasarán grandes maestros: Francisco de Vitoria, Domingo de Soto, Melchor Cano, Domingo Báñez, Bartolomé de Medina. El más destacado Francisco de Vitoria, iniciador de la Escuela de Salamanca, creador del Derecho Internacional y defensor de los derechos humanos en el trato de los indígenas americanos en sus famosas Relecciones.

Con la exclaustración, los dominicos estarán ausentes de la ciudad hasta la llegada en 1880 de los dominicos franceses de Toulouse, expulsados por el gobierno francés y que ocuparán el convento de San Esteban en ruinas. A ellos se unieron cuatro frailes exclaustrados españoles que vivían en la ciudad que contribuirán a salvar el convento. La iglesia se pudo conservar mejor, ya que el obispo de Salamanca, la convirtió en parroquia. En septiembre de 1892 se trasladan a San Esteban 35 estudiantes de teología de toda la provincia de Castilla, ya que se había constituido el convento en priorato, siendo prior y regente de estudios Fr. Jerónimo Coderch, ayudado por cinco profesores. En el año 1897, se erige el Centro de San Esteban en Estudio General de la Provincia de España, siendo prior Fr. José María Suárez y Maestro de estudiantes Fr. Justo Cuervo.

En el año 1947 será elevado a Facultad de Teología, en esta decisión pesó no solo la madurez de esos cincuenta años de trabajo, sino el peso de la historia del convento en el Estudio General de Salamanca y su prestigiosa Facultad de Teología. En la inauguración oficial se realizará el 26 de diciembre, fiesta de San Estaban, por el Maestro General de la Orden, el Padre Fr. Manuel Suárez. Será acompañado de P. Procurador General de la Orden, Fr. Pablo Agustín Skehan; Fr. Francisco Barbado, Obispo de Salamanca y Fr. Albino Menéndez-Reigada, Obispo de Córdoba; de los Padres Provinciales de las provincias de España, Aragón y Andalucía, y del Vicario Provincial de la Filipinas, y de una nutrida representación del profesorado y de los estudiantes de los Estudios generales de las mismas provincias. Asistieron al solemne acto las autoridades académicas, civiles y militares locales y una numerosa representación del profesorado y de los estudiantes de ambas Universidades salmantinas.

El primero en intervenir en el acto académico fue el Maestro de la Orden, destacando el renombre de San Esteban y de tus teólogos que han perpetuado en el tiempo, alcanzando fama mundial. Después el Padre Santiago Ramírez, presidente de la Facultad, disertará de lo que debe ser la Facultad de Teología de San Esteban, haciendo memoria de los grandes teólogos de la Casa, donde su teología no era puramente especulativa y teórica, sino que se traducía en obras de santificación personal y de fecundo apostolado, precisamente por su misma altura y plenitud intelectual: theologia mentis et cordis. Entre sus grandezas, fue seleccionar la Suma Teológica de Santo Tomás, no solo como libro de texto en la Universidad, sino como guía en el pensar teológico. La doctrina del Doctor Angélico, ha sido el alma no solo de los Estudios de San Esteban, también de la Facultad de Teología de la Universidad de Salamanca. Comentaba el Padre Ramírez, que la Facultad de Teología de San Esteban, no quiere ser una fábrica de títulos académicos, sino ahondar en el estudio de los asuntos divinos con profundidad y sabiduría propia del carisma dominicano para hacer más efectiva la predicación y la salvación de las almas. Intervendrán también en el acto, el obispo de Córdoba, Fr. Albino Menéndez Reigada y el obispo de Salamanca, Fr. Francisco Barbado. Se establecerá el claustro de profesores de la Facultad, compuesto por grandes estudiosos de la Teología: Santiago Ramírez,  Alberto Colunga, Ignacio G. Menéndez-Reigada, Vicente Béltrán de Heredia,  Sabino Alonso,  Manuel Cuervo, Venancio D. Carro,  Julián Fernández, Aureliano Martínez, Emilio Sauras,  Guillermo Fraile, Teófilo Urdánoz, Armando Bandera, todos ellos profesores de Teología; Manuel de Tuya, profesor en Sagrada Escritura; Alfredo Prieto, profesor en Derecho.

En la actualidad, la Facultad cuenta con una Escuela de Teología presencial y otra online, organizando cada año las Conversaciones de San Esteban con diferentes conferencias de actualidad teológica.  Dirige también la Academia de Santo Tomás, fundada por dominico francés Gil Vilanova en 1881, organiza diálogos con profesores de la Universidad de Salamanca, de la que participó activamente Miguel de Unamuno. Están adscritas a la Facultad de San Esteban diferentes escuelas teológicas de otros países: La Escuela de Teología de Malabo, la Diplomatura de Teología para laicos de La Habana y la Escuela de Teología de Puerto Maldonado.