Domingo, 19 de agosto de 2018

Otra vez obras en La Aldehuela.

El equipo de gobierno municipal ha redescubierto el encanto de la obra pública en grandes cantidades. No sé si así quieren tapar otras y notables carencias, como una verdadera democracia participativa de los vecinos, o una sólida política social más allá de la reiterada declaración de intenciones u ocasionales reuniones fotogénicas, para remediar la emigración salmantina, que ahora huye más rápido con el supuesto AVE.

Se fijan de nuevo en La Aldehuela, miedo da pensar en lo que han tardado la última vez, con la “Ordenación de la accesibilidad a La Aldehuela”. Desde luego el título queda aparente, pero es un canto más a su culto por el coche. Como el aparcamiento en solares que atrae más, no se les ocurre crear espacios provisionales de encuentro, juegos infantiles o deportivos al aire libre. O las medidas de seguridad vial favorables a lo más débiles según ellos, que parece ser el vehículo privado, aunque los atropellos de peatones continúen. El resumen de la web municipal es ilustrativa: “La realización del proyecto, ha concluido el alcalde, aportará a esta zona de la ciudad 2.700 metros de calzada, 2.250 de aceras, más dos kilómetros de carril bici y nuevas plazas de aparcamiento con el fin de enriquecerla para el disfrute de las familias.

Mejoran las carreteras que rodean al recinto, separando el río del resto, y crean una nueva para no salir del término municipal junto al Monte de utilidad pública, al arreglar la mitad del “Camino del río Primera”, el resto es de Cabrerizos, que a pesar de no tener aceras lo recorren muchos paseantes. En el “Camino de los Frailes” también dejan la parte más deteriorada y peligrosa hacia Las Dunas, de Cabrerizos. Buen ejemplo de coordinación intermunicipal. Por cierto, en la entrada contraria de esa urbanización, irregular en su tiempo y hoy pavimentada con fondos públicos, luce desde hace años un sorprendente e ilegal cartel que prohíbe circular por sus públicas calles, sin que ninguna autoridad lo retire. Al Monte también le arreglan los caminos, pero parece otra obra. Como el proyecto divulgado es completo y detallado, fruto de una amplia participación ciudadana, no queda claro lo que van a hacer. Al menos incorporan carriles bici.

La guinda es por supuesto cortar árboles maduros, cuyo ciclo de vida ha terminado dicen. No sé cómo existen en el mundo árboles centenarios si, según los expertos municipales, tienen fecha de caducidad, ¿aplicaran este criterio al resto de la ciudad?. Es cierto que en La Aldehuela son una plantación de carácter económico, se supone que los venderán. Qué más da que la mejor forma de atenuar la contaminación atmosférica sea contar con arbolado… maduro, plantamos otros para que sirvan dentro de unas décadas que seguro que estarán peor.

Los árboles dejan espacio para más aparcamiento, justo enfrente del nuevo “gimnasio privado” prestado a otra empresa privada con el dinero de todos, perdón concesión. Y al lado de la enorme explanada del Recinto Ferial, aparcamiento habitual excepto domingos por la mañana y días de ferias. También colocan otro junto al rio, nada de pasear por las orillas, en coche. Confiemos que todo esto cuadre con alguna otra obra prevista para la zona, como una acera frente a la supuesta puerta principal del parque deportivo, ¿pondrán en esta calle aceras donde ahora no hay? La Aldehuela necesitaba un repaso en sus accesos e incluso en su interior, pero no sé si esto es lo más adecuado ni tampoco su abultado coste.

Hace unos días hablaba de la tranquila ciudad de Salamanca pero ¿no les parece que hay demasiados tiroteos en los mismos barrios desde hace demasiado tiempo?. Dejar pudrir los problemas al estilo Rajoy no parece que los resuelvan, ¿qué hacen nuestras autoridades para evitarlos?