Santuario de perros

Los perros siempre han estado muy cerca del hombre, y de la mujer, especialmente de la mujer que se encapricha con sus perros (o sus mascotas en general). Ayer mi vecino subía por el ascensor un gran saco de comida especial para el perro de sus hijas, que cuida él, para que ellas lo saquen a pasear alguna vez. Yo creo que el perro ocupa el primer lugar entre las mascotas, además de ser buen amigo y ayudante del hombre, sobretodo del hombre pastor. En segundo lugar está el gato, por eso están celosos entre sí, y lo hemos dicho siempre: “andan como el perro y el gato”, no se soportan excepto en casos “cuasimilagrosos”. Por eso tomo hoy al perro como paradigma de la cercanía del animal al hombre, incluso de la igualdad. Hay bastantes síntomas de esa equiparación del perro con el hombre; o quizá del hombre con el perro. Al hombre no le está importando nada el perder su identidad de hombre, su ser capaz de pensar, de decidir, de amar. Así esa igualación se hace a la baja con el animal. Hace pocos días escuchaba
una noticia que daba por supuesta la capacidad de suicidarse de un perro. En este caso estaba claro que el perro “no se había suicidado”, lo habían tirado por el balcón. Pero hay más, a algunos seres humanos los canonizan y son santos; pues otra noticia que corrió por los medios y me llegó era que a un perro vagabundo lo han llevado a un “santuario de perros”. Yo sabía que había perreras y que mucha gente se dedicaba a recogerlos y cuidarlos, pero no sabía que hubiera santuarios para tal fin. Bueno, supongo, que todos esos que nos enseñan los perros en la tele y los cuidan y los amaestran harán su negocio. No estoy preocupado por los perros, ni por las mascotas en general, que son “muy inteligentes”, y puede ser que pronto tengan acceso a la Universidad, como en otra época lo consiguieron las mujeres, naturalmente con sobrados méritos, que hasta entonces se le habían negado; era cosa del machismo. Es que estoy preocupado por el hombre que ha perdido su identidad y la sigue perdiendo. Parece que estamos en un momento crucial de la humanidad.