Miércoles, 21 de agosto de 2019

Grupos terapéuticos y asociaciones de enfermos

A mediados del siglo pasado hubo un avance en el tratamiento de los trastornos mentales o de relación, en el campo de la psicoterapia, la psicología clínica y la psiquiatría, que podemos calificar de histórico:  el surgimiento de la psicoterapia de grupo.

La psicoterapia de grupo ha representado un avance no solo por la posibilidad de tratar a muchas más personas necesitadas de tratamiento psicológico, sino porque este tratamiento se ha mostrado en  su siglo de existencia muy eficaz, con frecuencia más eficaz que los tratamientos individuales.

¿Por qué no está más extendido? ¿Por qué apenas se aplica en las instituciones públicas, en las asociaciones de enfermos, por qué se forman pocos profesionales, psiquiatras y psicólogos, en esta especialidad?

Por el exacerbado individualismo de nuestra sociedad y de este siglo. Todo el mundo desea que se le “individualice”. Pero la paradoja es que en la terapéutica de los llamados trastornos mentales el “otro”, el sanitario, el semejante, deben estar presentes: es en la relación interpersonal donde puede darse la cura o la mejoría. La psicofarmacología ya ha mostrado sus límites y las terapias individuales también.

Las Asociaciones de enfermos mentales y de otras enfermedades en las que interviene lo psíquico, podrían beneficiarse mucho más de lo que, en general lo hacen, por seguir “la moda” del individualismo.

Desde aquellos primeros enfermos, soldados de la segunda guerra mundial con numerosas neurosis de guerra hasta nuestros días, han pasado más de 70 años en los que la psicoterapia de grupo ha desarrollado un gran cuerpo de teorías y técnicas, que pueden ser aplicadas con más frecuencia y eficacia en las asociaciones e instituciones sanitarias.

Rompamos el prejuicio de que todo lo individualizado es mejor que lo colectivo. No en los tratamientos de psicoterapia.

Francisco Delgado Montero. Doctor en Psicología. Tfno: 923603348. Instituto SELF.