Miércoles, 13 de noviembre de 2019

Otoño especulativo

Acaba el verano más caluroso y se avecina un otoño caliente. Ya se especula hasta con la caída de la hoja. Nos acercamos a un morboso fin de año/principio de curso con muchos cortes de cabezas. No se van a deshojar margaritas, se van a contar tantas hojas muertas como cargos políticos caídos.

Algunos se apresuraron a la caída de árboles enteros como Valdeón y, pensando que tenían el árbol cogido y listo para tirar, lo único que hicieron fue agitarlo y hacer caer un rosario de críticas. Veremos consecuencias en este otoño caliente.

A pesar de que los empresarios demandamos un Gobierno urgentemente que dé estabilidad internacional al producto y a la estructura empresarial española, también en nuestro día a día necesitamos un Gobierno que resuelva nuestras necesidades más acuciantes. La economía no sólo ha fluido en estos ya casi 12 meses de periodo electoral, es que ha ido muy bien. Pero necesitamos fijar proyectos de envergadura que atraigan la inversión fuerte a nuestro país.  Al mismo tiempo, la movilidad empresarial intraterritorial ya no existe en el eje norte-sur o este-oeste, es capitalino Madrid-Barcelona. No dan posibilidad a quitarles ni la más mínima empresa ¿es que Castilla y León no tiene nada atractivo que ofrecer? Tiene un potencial de titulados de 70.000 estudiantes en toda la comunidad, un volumen de especialistas en Master y Doctorado abrumador, un potencial de becarios y contratables subvencionables enorme y... ¿no podemos abrir los canales para fijar empresas con potencial de ninguna manera? Resulta, cuando menos, irritante.

Los fondos de inversión sí se fijan en Castilla, hay ejemplo, por poner uno de los más visibles, el complejo de Rio Shopping. Es posible atraer más  porque hay sitio para todos. Las envidias y los egos ocupan mucho, pero el acuciante hambre del pueblo debe poder más. Aún resuenan en mi cabeza las palabras de los antiguos políticos de raza que sacaban pecho cuando hablaban de atraer empresas, crear empleo y fijar tejido empresarial comprometido con las ciudades. Incluso alguno de esos políticos aún siguen en sus puestos y sus discursos se han tornado acomodados, falsos y poco comprometidos. Las hemerotecas están ahí,  los que faltan son los periodistas de vocación y los medios con espacio para recordarlo. Hay que buscar la poca memoria histórica real que merece la pena rescatar. Los coletazos de la guerra civil ya poco aportan, pero recordar los compromisos electorales cada 4 años o cada 20, los que algunos ya llevan en los mismos puestos, eso sí que dan para muchas líneas.

Hojas y hojas que caen ya en estos primeros días de otoño. De las primeras, en estas elecciones gallegas y  vascas con resultados previsiblemente dispares que veremos si influyen en los pactos de gobernabilidad. Las siguientes, en el comité socialista y, a continuación, las de las cabezas de los líderes que ya son aclamadas en las plazas públicas. La gente, ante unas terceras elecciones pide todas. Los partidos políticos ya buscan también las propias como en el caso de Podemos, el PSOE y del PP si no incrementa su resultado electoral ante la sobrevia rajoyiana. Son equipos completos los que merecen renovarse. Nueva temporada en el Corte Infiel. Tengamos en cuenta la victoria, si es por mayoría absoluta del PP, de Feijoo dándole una lección al propio Rajoy de cual es el camino del Gobierno y al mismo tiempo de la salida y la renovación. Atención al resultado electoral de las vascas, con un PNV suplicando por un apoyo de derechas. En adelanto, ya otorgó al PP la presidencia del Congreso.

 

Estados Unidos también arrojará al principios de otoño una importante bomba electoral y económica. No olvidemos que, en una elección de a 2 como en el caso americano, tantas opciones tiene Clinton como Trump de salir elegidos. Preparémonos para cualquier cosa.

En España también van a sucederse importantes decisiones económicas: la entrada de capital privado en RENFE, el empleo de las redes ferroviarias con varios tipos de gestiones e intereses y un nuevo futuro para el transporte de mercancías y personas. En este escenario de futuro, importante ha sido el varapalo europeo a los intereses municipales para el futuro de Zaldesa y el puerto seco.

Europa tiene y va a hablar. El Brexit avecina importantes cambios, entre ellos, el futuro de Gibraltar. Durante años emblema del orgullo patrio, tras kilómetros de piedra y costa están alojados entramados empresariales con fuertes movimientos económicos. Y eso es lo verdaderamente importante para Gobiernos, Comisión Europea y algunos poderosos economistas políticos.