Sábado, 17 de agosto de 2019

Burundangas.es

Ha saltado recientemente a las noticias de sucesos porque se trata de una droga cuyo principio activo, la escopolamina, se está utilizando para anular la voluntad de las personas y, en consecuencia, se está administrando para intoxicar a mujeres y ancianos con fines diversos; pero generalmente para abusar y/o robar porque produce desinhibición y amnesia. Se puede ingerir con bebidas en las que no se percibe su existencia provocando sumisión química. En muchos países es un fenómeno conocido porque se utiliza por delincuentes, estafadores y personajes varios para realizar eventos delictivos y para secuestros exprés. En España, existen pocos casos; pero ya empiezan a aumentar por la transmisión que provoca la globalización y ya se han observado casos en diversos servicios de urgencias de los hospitales de las grandes ciudades y el último en Mallorca. Se trata de una droga que es analgésica y anestésica y que anula la voluntad como hacen otras como el alcohol, el cannabis y otros fármacos. La diferencia está en que no se recuerda nada ni se es consciente de haber tomado nada. Como es de suponer a medida que esto se conozca y no se controle su venta por internet cada vez habrá más casos y, por tanto, las autoridades y los médicos de urgencias tendrán que familiarizarse y estar alerta ante los casos sospechosos.

A nivel individual supone un nuevo riesgo; pero dada su escasa frecuencia debería preocupar menos que los excesos de consumo de alcohol de los fines de semana o en fiestas en las que se mezclan las drogas legales con las ilegales. Estos problemas se pueden evitar o prevenir mediante el estilo de vida que es el que modula el comportamiento diario y la forma de afrontar los retos, ansiedades y estrés que se produce en las diferentes circunstancias y etapas de la Vida. La buena noticia es que sobre este tema radica en que el control del estilo de vida y de los riesgos que asuma depende de uno mismo, de su voluntad cerebral. Otra forma de ver este tema es mediante la obra de teatro titulada Burundanga que lleva cinco temporadas en el teatro Lara de Madrid y trata del lavado de cerebro en que se movían los militantes de ETA.

Por otra parte, conviene significar que existen determinadas manipulaciones de la voluntad con las que se convive diariamente y que no se es consciente ni se perciben por una gran mayoría de personas reducen su capacidad de decisión por dejarse llevar por la cultura predominante, la presión publicitaria de los medios de comunicación, y la presión del grupo al que pertenecen que es el que condiciona y/o determina la la toma decisiones diarias para buscar gratificaciones placenteras inmediatas que es lo más cómodo y lo menos problemático. Así se producen con más frecuencia eventos como el maltrato, los abusos, la violencia y la corrupción. Fenómenos que siendo generalmente de origen individual se perpetúan por la complicidad de muchos y, en consecuencia, se convierten en fenómenos sociales.

 

Estas manipulaciones las realizan aquellos que se basan el principio ¨el fin justifica los medios¨ y así se implantan socialmente doctrinas nacionalistas e independentistas, los radicalismos religiosos y fascismos todos ellos anulan la voluntad de vivir en convivencia en un plano de libertad, igualdad y en Paz. Por este motivo, algo que no soportan los que se creen especiales y con destinos divinos e históricos son los razonamientos, las evidencias y la Historia. Lo que hacen es anular la voluntad de los más vulnerables mediante una educación sesgada y escasamente rigurosa y veraz, con la connivencia de los medios afines subvencionados y mediante una ambigüedad calculada como estrategia.                            

En mi opinión, existen muchas burundangas en la Sociedad actual y para evitarlas no conozco una medicina más saludable que llevar una vida consistente y coherente con uno mismo y comprensiva y generosa con sus conciudadanos.

JAMCA