Domingo, 20 de octubre de 2019

Vida saludable en una ciudad universitaria

Después de estos días de ferias y fiestas, casetas y toros vuelve el día a día de una ciudad en la que se nota su dinamismo y su alegría porque es una ciudad eminente mente universitaria. El lunes comienza en el Studii Salmantini un nuevo curso y me gustaría desde esta columna felicitar a las personas que han decidido realizar estudios universitario porque esto supone formación en competencias profesionales que son vitales para conseguir empleo e integración laboral; pero también porque la Universidad les aportará una perspectiva universal, racional y objetiva de todo lo importante que conlleva Vida de las personas.

En mi opinión una vida saludable en una ciudad universitaria conlleva

Disfrutar del estudio, de la docencia y de la vida universitaria porque es fácil en una ciudad como Salamanca, por sus características estructurales y funcionales y por sus gentes. Casi todo se puede conseguir si hay motivación, dedicación y esfuerzo. Éste es el factor más determinante para conseguir los objetivos y, sobretodo, para la inserción laboral futura.

Aprender de los docentes, de la Universidad y de la Vida para lo cual es necesario llevar una vida universitaria activa participando y colaborando en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Vayan a clase y disfruten de los buenos docentes. Exijan que el valor de la palabra forme parte de una Sociedad plural, diversa y compleja como la actual.

Aprender un idioma que facilite la comunicación, la movilidad y la universalidad. Es esencial para el autoaprendizaje científico y les aportará más posibilidades de comunicación e intercambio cultural. También, les ayudará a defender lo universal y lo universitario frente al localismo, el provincianismo y el nacionalismo. Demasiadas veces existen planteamientos obsoletos en las dinámicas más habituales y así no existen horizontes, ni proyectos generosos y hermosos.

Defender la libertad y practicar el compromiso y la solidaridad. Háganse voluntarios en base a su disponibilidad y valoren sus posibilidades, sin hipotecar sus objetivos fundamentales.

Utilizar los servicios universitarios y municipales con responsabilidad y cuando realmente se necesiten. Practiquen deporte de manera regular y sin obsesiones. Ayuden a mejorar, practicar y garantizar la igualdad de oportunidades y la equidad.

Valorar la lealtad, el respeto y la crítica positiva. Son ustedes la parte más dinámica y activa de la Comunidad Universitaria. Activen su sustancia gris cerebral para actuar con responsabilidad, sensatez, coherencia y respeto.

Participar de la vida universitaria y sentirse orgullosos de denominarse universitarios del Estudio Salamantino. Utilicen apuntes de clase; pero lean libros. Conozcan su Universidad y ayuden a mejorarla, aunque no es evidente, existen demasiadas barreras mentales, bastantes dinámicas obsoletas y algunas miserias cerebrales.

Festejar la Vida de manera prudente, racional y consecuente a su nivel de instrucción y Educación. Los universitarios deben aportar racionalidad, respeto y sentido común. La Sociedad compleja actual está muy necesitada de valor y valores.

Todo esto tan sencillo necesita sensibilización, concienciación y esfuerzo porque es difícil de conseguir en el contexto socioeconómico actual donde existen demasiados intereses que promocionan todo lo contrario a lo que supone llevar a cabo un estilo de vida saludable en una ciudad universitaria.

¡Bienvenidos a la Universidad y disfruten de la ciudad de Salamanca, de sus calles y de sus gentes!.

 

                                                                                             

 

JAMCA